«Pienso que una joya ha de inspirarse y servir a tu equilibrio»

El oro del yoga. Sara, en una de sus posturas favoritas. / F. DE LA HERA
El oro del yoga. Sara, en una de sus posturas favoritas. / F. DE LA HERA

Porque mujeres fueron la diosa Shiva, la diosa Isis. Y Venus

BEGOÑA DEL TESO

Es mujer. Es madre. Es hija. Es nieta. Es orfebre. Es yogi. Sara López Bilbao es todo eso y mucho más. Buscando siempre el equilibrio radiante en cada uno de los prismas de su existencia. Su marca de joyería, Sarah Jewels, está presente en los catálogos de los mejores ateliers de trajes nupciales y las más exquisitas boutiques dedicadas a la adoración del oro y al diamante. Hablamos. No un día cualquiera. Acaba de lanzar su colección Shiva. Y de homenajear a su abuela con un anillo vintage, el Eva. En platino, oro amarillo y diamantes talla brillante.

- Así que diosas, ¿eh?

- ¿Alguna duda? Diosas como Isis, fuerza fecundadora de la naturaleza. Como Hera, majestuosa, solemne... cruel. Como Hebe, la joven que vertía el néctar en los cálices del Olimpo. Como Selene, hija de los titanes. Como Shiva...

- ...Diosa destructora en el hinduismo. Me gusta, una divinidad femenina capaz de hacer añicos el universo todo.

- No hagas esa lectura tan tremendista, aunque es verdad que Brahmma lo crea y Vishnu lo protege...

- ¿Entonces?

- Es también la deidad suprema de una de las tres grandes fuentes del conocimiento del y para el ser humano: el yoga. Sí, es destructora pero de todo aquello que realmente no eres. Su tercer ojo descubre la mujer que realmente hay en tu interior. Y yo lo que intento es muy sencillo y a la vez hermoso: dar luz y brillo a ese descubrimiento. A esa mujer libre que ha decidido que por no gustarle ni siquiera le gusta la palabra 'trabajo'.

- ¡Anda! ¿ Y por qué no?

- Porque un día descubrió que etimológicamente proviene del latín 'trabis' que significa 'traba, dificultad'. Peor aún, del latín 'tripaliare' que viene a querer decir 'torturar'.

- Vaya. Digamos pues que lo que tú, orfebre y yogi, haces es ...

- Un conjunto de acciones creativas destinadas a buscar mi propio equilibrio en la vida. Y a través de los materiales más nobles, en esas otras mujeres que están aprendiendo que hay muchas maneras de serlo y casi ninguna pasa por dártelas de 'súper woman' sino por asumir la maternidad, el amor o tu lugar en el mundo desde la serenidad. Desde el placer de quererte a ti misma.

- Resumiendo: 'Te amarás a ti misma como amas a otros/otras'.

- Justo. Te pondré un ejemplo muy sencillo: si te gusta una sortija que se supone que es un anillo de pedida, sáltate las normas y regálatelo. Porque te quieres. Y te lo mereces.

- Y aunque sea de oro de 18 quilates o con un diamante de talla brillante (56 facetas...), ¿me la pongo con vaqueros y una camiseta?

- No lo dudes en ningún momento. Para nada. Todo es cuestión de estilo. De elegancia interna. De ese algo tan difícil de definir pero que la gente siente cuando llegas. El oro te ilumina. El diamante te hace brillar. Te diré algo más...

- ¿Qué? Dinos.

- Me costó algo aceptarlo, pero hoy no tengo la menor duda: los materiales nobles, las piedras preciosas, las increíbles resinas fosilizadas acumulan una impresionante carga de información enraizada en la tierra.

- Collares de ámbar para que el niño que está echando los dientes duerma sin llanto... Por ejemplo.

- Te lo he dicho: no me lo creía. Hasta que se lo puse a mi hijo y dejó de llorar por la noche. Tampoco pensaba que el oro estuviera realmente relacionado con la abundancia.

- Mujer, es el símbolo máximo de la riqueza. Y en tiempos mal dados para las monedas, mejor invertir en lingotes.

- Ya. Pero yo no me refiero tanto a esa clase de abundancia como a otra mucho más vital, existencial, espiritual. La que yo llevo buscando y aspiro a encontrar y compartir en mis últimas colecciones.

- Todos imaginamos a qué clase de riqueza te refieres, pero explícanosla tú.

- La abundancia de la plenitud personal. De la serenidad total. Esa abundancia que te hace afrontar los problemas, los retos de la vida cotidiana con una actitud equilibrada.

- Tú haces meditación todos los días. Y yoga, claro. Define la postura que ilumina esta página.

- La 'parivrtta parsvakonasana' es una postura de ángulo extendido con torsión que mejora el equilibrio, incrementa la resistencia, regula el sistema digestivo, fortalece los tobillos... Y si llevas, como yo, unos pendientes de oro amarillo con una hermosa gema luminescente como la circonita, te atrae hacia la tierra pero no impide que te eleves.

- Se diría que las energías se moviesen entre nuestro cuerpo, la tierra y las joyas que llevamos.

- Por supuesto que se mueven. Y nos mueven. La joya no tiene por qué ser un pedrusco. Ha de ser una fuerza. Una fuerza sostenible (¡es natural!) que te sostiene. Fuerza de diosas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos