Pescadería se vacía para su transformación

Este será el futuro pasillo central que atravesará los puestos del mercado situados a uno y otro lado, en la planta baja del edificio Pescadería./USOZ
Este será el futuro pasillo central que atravesará los puestos del mercado situados a uno y otro lado, en la planta baja del edificio Pescadería. / USOZ

Avanzan las obras de demolición interior, que la semana que viene se iniciarán en el edificio del Boulevard | La Bretxa quiere estar dentro de un año convertida en un nuevo complejo comercial, con el mercado ubicado en la planta baja

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

Los edificios de la Bretxa se vacían por dentro antes de iniciar su transformación. Primero el de Pescadería que apenas ofrece hoy algún vestigio de lo que fue, y la semana que viene la excavadora llegará al edifico del Boulevard. Todo permanecerá tapado y oculto a los ojos de la ciudadanía, que podrá seguir con su rutina habitual en el mercado. Pero DV se ha querido colar en las obras para mostrar el avance de los trabajos en solo dos meses. Si nada se tuerce, la concesionaria quiere cortar la cinta dentro de un año, en vísperas de las Navidades de 2019.

Nada más entrar al edificio Pescadería nos sorprende un dintel, que saludaba el acceso a la antigua cafetería Koorner con la frase: «Se prohíbe bailar deshonesto». El irónico lema escrito en la vieja madera es uno de los pocos recuerdos que aún quedan de lo que fue Pescadería, un inmueble que llegó a albergar más de una decena de locales de hostelería y unos multicines en sus dos plantas.

El Plan Especial de Reforma Urbana de la Bretxa fue aprobado por unanimidad a finales de octubre en el Pleno del Ayuntamiento, pero las primeras obras se iniciaron hace ya dos meses. Según explicó ayer el jefe de obra, Rafa Lorenzo, los trabajos de demolición interior en el edificio Pescadería avanzan a buen ritmo y está previsto que terminen en febrero. Después comenzará la fase de transformación de la estructura y, sobre todo, de sustitución de la cubierta por otra nueva. En la actualidad se analiza como se transportarán y colocarán las cerchas metálicas de la futura cubierta -desmontadas en diferentes partes o en una sola pieza-, una estructura totalmente diferente a la actual porque en la última planta habrá una cancha deportiva que carece de pilares y que, por tanto, requiere de una nueva distribución de cargas para el cierre superior del edificio.

Datos

Derribos
Vaciado de los edificios Pescadería y Boulevard (salvo Forum, McDonlads y Adolfo Domínguez) y adaptación de la estructura al nuevo complejo comercial.
Nueva Bretxa
El edificio Boulevard tendrá solo 6 tiendas de entre 300 y 2.000 m2. El edificio Pescadería acogerá a 30 asentadores (carniceros y pescateros) en la planta baja, un Lidl ampliado en el sótano, y en los niveles superiores un ambulatorio, una cancha polideportiva y un espacio de puesta en valor del producto gastronómico local.
Apertura
Navidades de 2019.

La concesionaria de la Bretxa debe ejecutar el nuevo esqueleto de Pescadería para alojar en la planta baja al nuevo mercado y permitir el acondicionamiento posterior en las plantas superiores del nuevo ambulatoria de Parte Vieja y Centro, un espacio para la puesta en valor del producto gastronómico local y también una pista polideportiva para uso del barrio.

El centro de salud, el espacio gastronómico y el deportivo verán la luz con posterioridad al mercado, que se quiere abrir en las Navidades del año que viene. Todos los asentadores se instalarán en la planta baja, con acceso desde la plaza de la Bretxa y la calle Iñigo. Serán 30 comerciantes que se dispondrán a uno y otro lado de un pasillo central que atravesará toda la planta de calle. En el sótano solo se quedará un Lidl ampliado en 500 m2 más y un centro logístico inteligente para distribuir mercancías con triciclos eléctricos a todos los hosteleros del centro de la ciudad.

Cambios en la plaza

La propia plaza de la Bretxa sufrirá algunos cambios. El elemento central, que hoy sirve para acceder al mercado ubicado en el sótano, desaparecerá para ser sustituido por un acceso más liviano en la parte de la plaza más cercana a la calle Aldamar. Dos de los establecimientos comerciales que hoy se ubican en este elemento central (uno de ellos la cafetería) serán recolocados en la fachada norte del edificio Boulevard, donde se instalarán también las caseras (hoy en la fachada que da a la calle San Juan/plaza Sarriegui).

«Las obras avanzan según lo previsto para lograr una Bretxa con el mercado a nivel de calle» Eneko Goia, Alcalde de San Sebastián

El Ayuntamiento trabaja en la actualidad en el diseño de estos puestos buscando que tengan el menor impacto visual, estén bien integrados en la plaza y sean cómodos y funcionales para las caseras. «Analizamos las alternativas para colocar una cubierta lo más liviana posible», explicó el alcalde, Eneko Goia, quien valoró que las obras marchen «según los plazos previstos».

Los primeros derribos interiores en el edificio Boulevard -también llamado 'Arkoak'- se iniciarán la semana que viene. Hasta ahora el cierre de buena parte del edificio se ha realizado para retirar residuos y mobiliario. En el inmueble permanecen abiertos Forum, McDonalds y Adolfo Domínguez y los tres, en principio, seguirán en el nueva Bretxa. La reforma de este edificio eliminará pasillos y escaleras mecánicas para ofrecer toda esa superficie a las nuevas tiendas. En total serán seis grandes locales. Los tres que faltan por definir -ahora se negocia con distintos operadores comerciales- tendrán 300, 750 y más de 2.000 m2. Las seis tiendas tendrán acceso directo desde la calle, dado que los arcos característicos del edificio se rasgarán para convertirse en puertas y escaparates de cristal.

 

Fotos

Vídeos