El Ayuntamiento de San Sebastián estudia peatonalizar tres calles del barrio de Amara

Imagen reciente de la calle Isabel II, en el barrio de Amara. /Mikel Fraile
Imagen reciente de la calle Isabel II, en el barrio de Amara. / Mikel Fraile

Serían Isabel II, Gregorio Ordóñez y Felipe IV

EL DIARIO VASCOSan Sebastián

El Ayuntamiento de San Sebastián estudia la posibilidad de semipeatonalizar «a medio plazo» las calles Isabel II, Gregorio Ordóñez y Felipe IV, en el barrio de Amara, según ha desvelado este martes el alcalde, Eneko Goia.

El primer edil donostiarra ha hecho este anuncio hoy durante una rueda de prensa en la que ha avanzado que la peatonalización de estas vías se abordará como «tres proyectos singularizados», el primero de los cuales será el de Isabel II, que es «el lugar de socialización» de Amara y «donde discurre la vida» del barrio.

Ha precisado que seguidamente se abordará el proyecto de la calle Gregorio Ordóñez, mientras que en último lugar quedará el de Felipe IV que, según ha dicho, «va a costar más» porque es necesario evaluar «bien» las afecciones que tendría esta intervención «sobre el estacionamiento».

El alcalde ha recordado en este sentido que Felipe IV es una vía con «bastantes plazas de aparcamiento y notables segundas filas», por lo que «tiene un tránsito bastante intenso y hay que medir bien las consecuencias» de su peatonalización.

Este periódico ya anunció que el Ayuntamiento tenía sobre la mesa un Plan Director para promover la dinamización comercial de este barrio donostiarra y devolverle la vida que hoy en día le falta. El documento, elaborado por la Sociedad de Fomento, en colaboración con la empresa Paisaje Transversal, se presenta como la hoja de ruta a seguir para alcanzar este objetivo, que no se antoja sencillo. Y entre las propuestas que se plantean se encuentra la necesidad de llevar a cabo una serie de actuaciones urbanísticas. «Es necesario hacer algo para que el barrio, siendo el más poblado de la ciudad, retenga un nivel de compra más alto del que tiene ahora y hacerlo atractivo para que personas de otros lugares también quieran acudir ahí», señala el teniente de alcalde, Ernesto Gasco, impulsor de esta regeneración.

Tras un profundo análisis, el Plan Director plantea medidas como la reforma de las calles Isabel II y Felipe IV para convertirlas en un único eje comercial de Amara, dando mayor protagonismo al peatón. En este sentido, contempla la reconfiguración de la circulación rodada en estas dos vías, reduciendo los dos carriles existentes en cada sentido a solo uno -tipo 'zona 30'-, así como la ampliación de las aceras de los números pares -con orientación sur- y la reordenación de los espacios de aparcamiento. También se crearían nuevos espacios de estancia y elementos de vegetación, que convivirían con las terrazas hosteleras, las cuales también se verían beneficiadas, junto a una mejora de los accesos a las plazas interiores. «Medidas como estas permitirán impulsar la ocupación de los locales vacíos de la calle y generar un paisaje urbano comercial característico con una marca propia», explica Gasco.

Ligado a este cambio se sumaría el proyecto de remodelación de la calle Gregorio Ordóñez, que actualmente presenta un espacio de bulevar «infrautilizado», según este documento, al encontrarse aislado entre el espacio rodado que, por otra parte, cuenta con un «dimensionamiento excesivo con dos carriles en cada sentido para la intensidad que acoge».

Las propuestas para esta vía pasan por continuar la actividad del eje comercial de la calle Isabel II siguiendo el mismo estilo de dinamización comercial y apoyándose en el nodo de actividad que supone el centro comercial Arcco. La idea es generar una «plaza de encuentro y uso múltiple» con una ampliación del espacio peatonal y eliminación de uno de los carriles de circulación. Se plantea también como un espacio para realización de actividades y eventos relacionados con una nueva actividad socio cultural y creativa del barrio.

Otras cuestiones

En otro momento de su comparecencia, Goia se ha referido también a las soluciones que maneja el consistorio para la estabilización de la ladera junto a la que se emplaza el conjunto escultórico 'El peine del viento', de Eduardo Chillida, y que, según ha comentado tiene «soluciones complicadas».

Ha explicado, en este sentido, que una de ellas consistiría en un «sostenimiento» de la pared del acantilado mediante bulones o una malla, algo que «no gusta» en el consistorio porque afectaría al entorno y tiene un impacto visual «muy grande».

La segunda pasaría por la instalación de algún elemento que impida la aproximación de las personas a la ladera del monte Igeldo «de una forma amable con el entorno», algo que no resulta «sencillo» porque «parte del encanto» del lugar se encuentra en el «punto de encuentro» entre el granito y el flysch, pero en lo que ya se está «trabajando».

En la misma rueda de prensa, Goia ha dado cuenta de los principales asuntos aprobados hoy por la Junta de Gobierno Local, entre los que ha destacado la aprobación de las tarifas para el servicio de taxi de la ciudad para 2019, que se incrementarán en un 2 % para los kilómetros recorridos y las horas de espera, sin afectar a la tarifa mínima.

Asimismo, el consistorio ha aprobado la contratación de las obras de recrecimiento del muro de encauzamiento del río Urumea entre los puentes de Mundaiz y de la Real Sociedad, así como conceder subvenciones por un total de 50.300 euros a 27 proyectos de diferentes entidades que trabajan en favor de la paz y los derechos humanos en la ciudad.

Asimismo, el Ayuntamiento ha dado el visto bueno a la prórroga del contrato de servicios de gestión de las cabinas colectivas de la playa de La Concha hasta el 31 de diciembre de 2019 a la empresa Gureak Garbitasuna.

 

Fotos

Vídeos