La oposición en bloque acusa a Goia de «ocultar información» sobre el Bellas Artes

Mikel Lezama del PP, Ricardo Burutaran de EH Bildu y Haizea Garay de Elkarrekin Donostia/
Mikel Lezama del PP, Ricardo Burutaran de EH Bildu y Haizea Garay de Elkarrekin Donostia

Concejales de EH Bildu, PP y Elkarrekin Donostia han comparecidopara denunciar que el gobierno municipal «se refugia en el silencio y guarda en un cajón información fundamental» sobre este asunto

JORGE F. MENDIOLA / DANI SORIAZU

Los tres partidos de la oposición en el Ayuntamiento de San Sebastián han acusado este martes al alcalde, Eneko Goia, de «ocultar información de forma negligente» sobre el futuro del Bellas Artes al no facilitarles los informes urbanísticos de la solicitud de licencia de la Sade para acometer las obras exigidas por los tribunales para garantizar la seguridad. Concejales de EH Bildu, PP y Elkarrekin Donostia han comparecido juntos en el consistorio para denunciar que el gobierno municipal «se refugia en el silencio y guarda en un cajón información fundamental» sobre este asunto.

«Esta política de oscurantismo pone en riesgo real de derribo al Bellas Artes», han dicho en rueda de prensa Ricardo Burutaran, Mikel Lezama y Haizea Garay, representantes respectivamente de EH Bildu, PP y Elkarrekin Donostia. «Nos lleva a pensar que el alcalde apuesta realmente por autorizar el derribo al Bellas Artes», han dicho.

Los documentos que reclama la oposición son los relativos al expediente de la licencia de derribo parcial que la Sade, propietaria del inmueble, solicitó el pasado 24 de abril. En concreto, exigen que se hagan públicos el informe del departamento de Urbanismo Sostenible y el informe externo solicitado por el Ayuntamiento al arquitecto Pedro Ponce de León, «que obra en manos del consistorio desde el pasado 29 de agosto», señalaron.

En Comisión, la concejala delegada de Urbanismo, Nekane Arzallus, respondió que la copia de los mismos no se había entregado por tratarse de «informes provisionales». Algo que estos tres partidos no comparten. «Se trata de datos y valoraciones realizadas por expertos en la materia y a los que cualquier ciudadano donostiarra debería poder tener acceso porque o bien tienen su origen en el personal técnico de esta propia institución o bien han sido abonados con fondos públicos, como es el caso del encargo hecho a Pedro Ponce de León», informaron.

Goia: «La opción del derribo no está encima de la mesa»

El alcalde, Eneko Goia, aseguró que el gobierno municipal está «trabajando intensamente en acordar una solución razonable» con la Sade, propietaria del antiguo cinematógrafo. «No es fácil porque las posiciones están muy enfrentadas, pero nos dejaremos las pestañas en el intento», ha señalado el alcalde. En este sentido, fuentes de Alcaldía señalaron que «la opción del derribo no está sobre la mesa, no se contempla esa opción» y que en los últimos meses se está trabajando «intensamente» con diferentes actores como el Gobierno Vasco, el Icomos y la propia empresa para intercambiar opiniones y encontrar una «solución razonable y satisfactoria».

Burutaran, Lezama y Garay destacaron que «cuando el alcalde se refugia en el silencio y guarda en un cajón de su despacho información fundamental para el futuro del Bellas Artes porque, tal vez, el resultado de dichos estudios no hayan sido de su gusto, se entra en una opacidad que hurta a la ciudadanía de la información veraz y transparente a la que están obligados como Institución».

Por todo ello consideraron que existe «un riesgo real de que Donostia pierda, a corto plazo, el Bellas Artes», por lo que quisieron «reafirmar, desde nuestra pluralidad, nuestro compromiso con el mantenimiento de este edificio, protegido por ley y parte fundamental del patrimonio histórico y arquitectónico de la ciudad», y exigieron a Goia que «asuma públicamente dicho compromiso».

La petición de derribo parcial de la Sade responde a la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de San Sebastián que acepta la intervención, «por motivos de seguridad» hacia terceros, en el techo del patio de butacas, que es el suelo de la planta tercera y última del edificio. Ayuntamiento y empresa acordaron hace unos días suspender temporalmente la tramitación de la licencia mientras se analizan salidas para el edificio. Entre ellos, se ha planteado un nuevo estudio con técnica láser para conocer el estado real de los elementos arquitectónicos del inmueble.