Nuevos bomberos para afianzar el cuerpo donostiarra

Los 42 nuevos bomberos de San Sebastián . /Michelena
Los 42 nuevos bomberos de San Sebastián . / Michelena

El parque de Garbera incorpora a los 42 nuevos profesionales que han superado la OPE y con los que se reduce la interinidad al 5%

Dani Soriazu
DANI SORIAZU

«Cuando oigáis las sirenas, sabed que unas personas generosas y valientes corren en aquellos momentos en ayuda de sus conciudadanos». La frase se la dedicó ayer el jefe del Cuerpo de Bomberos de Donostia, Imanol Andonegi, a los 42 nuevos profesionales que se incorporan, con plaza de funcionario, al servicio de prevención, extinción de incendios y salvamento de San Sebastián. «Llevamos 150 años cumpliendo esta frase, y lo seguiremos haciendo. Ahora es vuestro turno», afirmó.

Lo hizo en el acto de bienvenida que se les brindó ayer al mediodía a todos ellos en el parque de Garbera, y en en el que, además de autoridades como el alcalde, Eneko Goia, y el concejal de Seguridad Ciudadana, Martin Ibabe, también estuvieron presentes familiares y amigos de las nuevas incorporaciones. «Podéis contar con ellos cuando lo necesitáis», aseguró Andonegi, tanto a los presentes como al resto de donostiarras que no lo estaban.

Nuevos bomberos de Donostia. / MICHELENA

De los 42 nuevos trabajadores que han obtenido plaza tras superar la OPE que arrancó en 2017, 20 personas se incorporan por primera vez a este departamento, 17 ya estaban trabajando en el parque de Garbera (como interinos) y los otros 5 estuvieron anteriormente. Por su parte, los nuevos funcionarios de carrera tendrán que superar un periodo de formación y prácticas de unos 9 meses.

Goia felicitó a los nuevos bomberos destacando, sobre todo, «el espíritu de entrega y sacrificio que requiere esta profesión que en situaciones adversas ponen en riesgo su propia integridad física». También recordó que con estas nuevas incorporaciones se refuerza la estructura del cuerpo, donde la tasa de interinidad pasará de un 60% a menos de un 5%. Asimismo, informó de que los nuevos bomberos van a rejuvenecer la plantilla, ya que «a día de hoy tiene una media superior a los 50 años».

El concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martin Ibabe, además de felicitar también a los nuevos funcionarios, señaló por su parte que «asentar 42 plazas de 75 supone un gran avance para el servicio» y es «la culminación de un proceso escalonado para cubrir todas las plazas posibles del servicio».

Sin mujeres, de momento

Fueron 400 los candidatos iniciales de los que solo han quedado 42, entre ellos ninguna mujer. No obstante, ha habido una aspirante que, pese a no haber obtenido plaza propia en la OPE, ha quedado en el puesto 47 y al estar previstas cinco jubilaciones próximamente es de esperar que ingrese como funcionaria interina a lo largo del año que viene y haga historia al abrir una vía laboral hasta ahora vedada para ellas.

Estos son los testimonios de tres de los nuevos bomberos:

Iñigo (39 años) «Llevo nueve años como bombero y quería trabajar aquí»

Iñigo se muestra «feliz» de ser uno de los 42 nuevos bomberos que se han incorporado al parque donostiarra. Reconoce que ha sido necesario recorrer un camino duro para conseguir esta plaza tan deseada, pero es muy buen conocedor de esta profesión. «Llevo nueve años ejerciendo de bombero en el cuerpo de la Diputación de Gipuzkoa», apunta, algo que le ha ayudado en su objetivo. «Superar las pruebas ha costado, pero me lo tomé con tranquilidad porque ya tenía mi trabajo y lo conocía», explica a este periódico.

En este sentido, comprende que haya habido gente que a la que le hayan podido los nervios o que haya tenido que soportar mayor presión. «En mi caso he ido con calma y ha salido bien», apunta. La recompensa a su esfuerzo es ahora la de poder trabajar en el trabajo que le gusta y en la ciudad en la que vive. «Además conozco a mucha gente con la que voy a trabajar ahora así que no puedo estar más contento», asegura. Después de disfrutar de la jornada de bienvenida que él y sus compañeros tuvieron ayer, señala que ahora lo que toca es «ponerse a currar».

Asier 'Sancho' (33 años) «Ha sido duro estar cuatro años fuera, ahora va a ser mejor»

Los últimos cuatro años no han sido fáciles para Asier, al que muchos de sus colegas conocen como 'Sancho'. Durante este tiempo ha tenido que compaginar su vida familiar con su trabajo como bombero en el parque de Laguardia, Álava, donde tenía plaza desde hacía 7 meses. «Hubo una época que tenía que trabajar siete días seguidos y me quedaba a dormir allí. Y a veces iba y venía en el mismo día», recuerda.

El nacimiento de su hija Nora hace casi dos años hizo más dura todavía la distancia, «sobre todo cuando había cambios de turno que me obligaban a quedarme más días». Por ello, no puede estar más feliz de haber conseguido esta plaza en Donostia. «Ahora todo va a ser más cómodo». Su mujer Laura le acompañaba ayer en el acto de bienvenida, y se mostraba más tranquila. «Es verdad que eran muchos trayectos en carretera, muchas noches que no estaba en casa... Y nos íbamos adaptando, pero ahora para la conciliación familiar va a ser mucho mejor», afirma ella. Los padres de Asier, Juan y Rosa, también le acompañaron orgullosos en el acto.

Imanol (25 años) «La ingeniería no era lo mío y me propuse conseguir esta plaza»

Imanol lo tiene claro, «en una oposición como ésta no es cuestión de ser el más listo, sino de esfuerzo y perseverancia en el estudios». Este joven de 25 años acabó con 22 la carrera de Ingeniera Civil y tras hacer prácticas en Alemania se dio cuenta de que aquello no era lo suyo, «necesitaba más adrenalina y decidí decantarme por esta profesión», asegura. Empezó hace tres años a preparar las oposiciones para el cuerpo de bomberos de Bizkaia, y pese a no sacar plaza siguió intentándolo en el de Álava. Pero no ha sido hasta su tercera intentona, en San Sebastián, cuando lo ha conseguido. «Y en el lugar que quería», se congratula este donostiarra del barrio de Amara.

Él es uno de los cinco bomberos que entra sin formación previa en esta profesión por lo que tendrá que hacer un curso de 420 horas que terminará a mediados de marzo, antes de incorporarse a la plantilla. «Toca aprender más, practicar, salsear, tocar y que los veteranos nos curtan», indica este joven que se muestra «con una ilusión y ganas impresionantes»

 

Fotos

Vídeos