Nueva vida para Ayestaran

La tienda de la calle Churruca, reabierta con el nuevo género. / A.M.
La tienda de la calle Churruca, reabierta con el nuevo género. / A.M.

La familia de un fabricante de calzado de Toledo se hace con la marca y las tiendas de Donostia | Los establecimientos reabren al público con el género habitual y nuevas firmas, atendidos por dependientas veteranas y de reciente contratación

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Las tiendas de calzado Ayestaran inician una nueva vida. Tras el procedimiento de liquidación de la anterior empresa, la firma y las tiendas de San Sebastián y Bilbao han sido adquiridas por una familia toledana vinculada a la fabricación de calzado que ha iniciado un nuevo proyecto en los mismos locales, con antiguo género y nuevas marcas, atendidos por algunas de las anteriores dependientas y por una veintena de nuevas empleadas.

Reabre Ayestaran, pero no será la tienda de calzado que operó durante siete décadas en San Sebastián, aunque sus nuevos dueños hayan hecho un gran esfuerzo por mostrar la misma imagen y poner a la venta el calzado que vendía anteriormente la firma. El concurso de acreedores concluyó el pasado mes de mayo y la sociedad que se ha hecho con propiedad de Ayestaran es Liberto Jeans S.L., una empresa dedicada a la fabricación, comercio y distribución de calzado cuya marca insignia es Kangaroos. El responsable de la empresa es José Luis López, hijo del dueño de Kangaroos, ambas con sede en Fuensalida (Toledo).

La firma de calzado Ayestaran cerró entre febrero y marzo, aunque en los últimos meses ha mantenido siempre alguna tienda con actividad en San Sebastián. La marca Ayestaran era gestionada por dos ramas de la familia con negocios de venta de calzado, por un lado, en San Sebastián y Bilbao y, por el otro, en Pamplona y Vitoria. Ambas compartían al 50% la propiedad de la firma y comercializaban un mismo tipo de género de gama media-alta. Los problemas económicos por los que atravesó la empresa que gestionaba las 10 tiendas de San Sebastián y Bilbao -Javier Ayestaran S.L.-, condujeron a su liquidación y cierre tras un procedimiento concursal.

La crisis económica dio la puntilla a esta histórica empresa de calzado. Primero, la firma renunció a su expansión en centros comerciales, luego perdió su emblemático establecimiento de la avenida de la Libertad esquina con calle Loiola -una de las mejores ubicaciones de la ciudad- ante la actualización de las rentas antiguas, lo que le llevó a trasladarse a un modesto comercio de 100 m2 en la calle Churruca. Pero todos los esfuerzos no fueron suficientes para remontar el vuelo de un negocio que también renqueaba en las tiendas de Bizkaia. Todo ello condujo a una situación irrevocable que quedó en manos de un juzgado de lo mercantil. La liquidación se resolvió en favor de la empresa Liberto Jeans SL. vinculada a una familia de Toledo relacionada con la fabricación y comercio de calzado que en la última década ha sido especialmente activa absorbiendo sociedades en quiebra. En sus redes han caído firmas como El Caballo, Coronel Tapioca, Aïta o Devota&Lomba. Ahora lo hace Ayestaran.

Desde el pasado viernes, tres de las cuatro tiendas de Ayestaran en Donostia han vuelto a abrir sus puertas y la cuarta, la ubicada en la calle Hernani, abrirá próximamente como outlet, según explicaron algunas empleadas. Los cambios apenas se perciben respecto al anterior Ayestaran porque se sigue manteniendo calzado de anteriores marcas con algunas nuevas introducciones como las firmas Converse o Hispanitas.

El presidente de la compañía aseguró a DV que la idea es «mantener exactamente el mismo tipo de proveedores, marcas y el mismo servicio y trato al cliente que se ofrecía hasta ahora», aunque no ocultó que se introducirán nuevas marcas como «Coronel Tapiocca, El Caballo, Elio Berhanyer y Kangaroos».

Plantilla

Fuentes de la plantilla explicaron que si la anterior zapatería se centraba sobre todo en el calzado para personas adultas, «ahora los clientes encontrarán género para todas las edades y quizás un calzado más actual». En los escaparates se ha colocado un llamativo adhesivo anunciando «hasta un 20% de promoción por reapertura».

Los nuevos propietarios indicaron que «a medio plazo está prevista alguna apertura más», aunque de momento no está definida la ubicación exacta. En el proceso de liquidación los nuevos dueños asumieron la permanencia de 19 empleados de los más de 40 que existían en los diez establecimientos de San Sebastián y Bilbao. «Nos quedamos con todos los que querían seguir», afirmó López. Durante los últimos meses se ha procedido a la contratación de 20 nuevos trabajadores, buena parte de los cuales atienden ya en los establecimientos de la capital guipuzcoana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos