Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

Nace en 1993 en la enfermería de Tabacalera la 'hija de la fábrica'

Cigarreras saliendo de Tabacalera. :: kutxateka / ricardo martín/
Cigarreras saliendo de Tabacalera. :: kutxateka / ricardo martín

MIKEL G. GURPEGUI

En la memoria de la ciudad ha quedado la estampa de las cigarreras, las donostiarras que durante décadas trabajaron en la Tabacalera, con 'c' y no con 'k'. Lo que quizás no sepamos es que una de aquellas trabajadoras de la Fábrica de Tabacos llegó a dar a luz en las propias instalaciones fabriles. No tenemos muchos detalles, pero sí la noticia que apareció publicada en el periódico donostiarra 'El Día' el 6 de diciembre de 1933, bajo el título de 'Un hecho simpático'.

«Anteayer, en la Fábrica de Tabacos donostiarra, la cigarrera María Zapirain dió a luz en la enfermería de la fábrica una hermosa niña».

No daban más informaciones ni sobre la niña, nacida en un espacio tan extraño como una fábrica, ni sobre la madre, aunque sabemos que en los años 30 el seguimiento de los embarazos y las bajas por maternidad distaban mucho de las actuales.

En 'El Día' de hace 85 años sí añadían otro aspecto, una muestra de simpatía y solidaridad por parte del resto de operarias.

«Naturalmente, el hecho, poco frecuente por las circunstancias que lo rodearon, movió a las cigarreras a un rasgo simpático, y decidieron abrir una suscripción voluntaria, reuniendo mil pesetas, que han impuesto en la Caja de Ahorros a nombre de la 'Hija de la fábrica', como así la han denominado donosamente».

No sabemos más sobre la 'hija de la fábrica', nacida en aquel enorme edificio con olor a tabaco. El hecho fue muy comentado entonces, en un día en que el periódico recogía otros dos sucesos menores...

«Cuando se encontraba pescando en el barrio de Amara, el anciano de 77 años Martín Olazábal sintió repentinamente un fuerte dolor en los riñones que le hizo desplomarse, recibiendo al caer en tierra un fuerte golpe en la frente». Fue atendido en la Casa de Socorro.

«Por la Policía fue ayer detenido un curandero llamado José Castro, el cual fue denunciado por una mujer a la que había exigido 700 pesetas por curarle de determinada dolencia».

 

Fotos