Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

«Tenemos casi mil metros cuadrados para crear interferencias»

«Tenemos casi mil metros cuadrados para crear interferencias»

Javi Fermín, Anabel Rus y Paul San Martín. Premium Live Music

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Se titula 'Premium Live Music'. Es decir, música de categoría en directo y se engloba en la propuesta 'Illunbe Plaza 20'. Ahí, la cultura del toro, la gastronomía, el arte del buen beber y el placer de escuchar a grandes músicos muy a nuestro lado se combinan en los 1.000 metros cuadrados de la explanada frente a la plaza. Una esmerada exposición comisariada por un maestro taurino, André Viard, y unos conciertos sorprendentes que empezarán a las 20.30 horas de las tardes de La Grande. Atrapamos a Javi Fermín y su grupo, a Anabel Rus (con Sergio Callejo) y a Paul San Martín ensayando a tope. Pero sacamos fotos y charlamos.

- ¿Interferencias? ¿Qué clase de interferencias? Tendrás que explicadnos mucho, Javi, Javi Fermín.

- Todo empieza con una aventura en la que me acompañan Paco Díaz con la batería, Sergio Callejo a la guitarra y Ander Aranburu al piano.

- Bonísimos músicos pero peligrosos cuando se juntan a ti. Más aún si permanecéis en el programa del club de la explanada de Illunbe tres tardes seguidas: 13, 14 y 15.

- Pues imagina si además, ellos, yo y la misma Anabel, que nos apoya con su voz, estamos encerrados en un escenario que no es que se asemeje a una radio de las de antes sino que lo es: ¡Los cinco en Illunbe Plaza 20 dentro de una de aquellos aparatos casi de galerna, con rejilla y acceso a la onda corta. De niños creíamos que quienes hablaban por la radio estaban dentro de la caja. Nosotros lo estamos. Y sonamos como sonaría alguien que tocara entre válvulas.

- Me tem0... lo mejor: interferencias musicales al por mayor.

- Ajá. Más aún si recuerdas lo que pasaba con aquellas radios, tenías que estar continuamente acariciándoles los botones porque en el dial se mezclaban las voces, los ruidos, los sonidos y zumbaban las ondas. Oías 'Matilde Perico y Periquín' superpuesto a 'Ustedes son formidables'. Pues eso es lo que va a pasar el lunes, el martes y el miércoles en el club de Premium Live Music de Illunbe.

- Es decir...

- Nunca sabremos si es por cómo han cambiado los años, por la acústica del lugar o por cuestiones eléctricas. Tal vez sea, simplemente, porque a nuestra vieja radio le da la realísima gana pero pensarás que escuchas un tema de Serrat y de pronto se te cruzará con otro de Massiel.

- Eso tiene algo de sentido, ella fue a Eurovisión porque a él no le dejaban cantar en catalán...

- Conforme, pero imagínate cuando a esa radio nuestra, la que emite en directo pero desde el pasado, le dé por interferir a Los Stones con Los Bravos. Como si tal cosa.

- ¡Eso habrá que oírlo!

- Pues ni te cuento cuando, por obra y gracia de esa radio/escenario de telón carmesí y con botones, cuando ya esté con las válvulas muy quemadas, 'El caminante' te suene así, con un toque del swing de Las Ronettes.

- ¿Te refieres a 'El caminante' de Serrat y Machado y a las Ronettes de 'Be My Baby' y 'Baby, I Love You'?

- Nada más y nada menos. Yo diría que puede que esa sea la interferencia más, más extrema.

- Y yo me pregunto, Anabel, si tú y Sergio Callejo, guitarra luthier, licenciado en Musikene, podréis igualar la locura de 'La radio que emite desde el pasado'. Mañana mismo. En vuestra actuación como 'El bolero eléctrico'. A las 20.30.

- A locuras musicales no nos gana nadie. Piensa que tenemos 22 temas entre boleros, rancheras, puro pop, baladas y temas de cantautores que hemos electrificado.

- ¿No querréis de cir 'cortocircuitado'?

- No: 'electrificado' porque normalmente y hasta mañana en Illunbe siempre las habéis escuchado en acústico y nosotros dos hemos decidido usar la guitarra eléctrica. Desgarrar los temas y ponerles más voltaje. Más aún y más allá: a algunos les hemos dado no solo el punteo del rock. También un toque de jazz.

- ¿Por qué?

- Las canciones que a mí me gustan cuentan historias. Y hay muchas maneras de contarle algo a alguien. Un día estás rabiosa. Otro necesitas contarlo (y cantarlo) tranquilo, suave. Con la edad , notarás que esa historia de amor o desamor pedía algo de 'soul' o de sentimiento bluesero. Nosotros dos (que nos retroalimentamos con nuestros punteos, giros y arreglos) no interpretamos el 'Cómo han pasado los años' que la Dúrcal convirtió en un éxito a su manera sino a la nuestra, más rasgada. Y el 'Pongamos que hablo de Madrid' tiene más rock. Hasta más ron.

- Y tu concierto del domingo, Paul, hombre del blues, grande del piano jazz, ¿qué interferencias tendrá?

- Tenía la fecha reservada con Javi sin saber cuál sería el escenario. Me enteré de que tocaría en la explanada de Illunbe el martes, antes de entrar en el concierto en Zumaia de Juan Falú, el tremendo guitarrista y compositor argentino de folklore.

- Vaya, ¿y qué sentiste al saber que tocarías tras la corrida que reúne a López Simón, Luis David y Curro Díaz con los toros del Parralejo?

- Sorpresa. Curiosidad tal vez. Llevo con el piano desde los 15 años y he hecho de todo. Puedo ser como ese pianista que toca en el saloon de una película del Oeste mientras los protagonistas se ensarzan en una pelea. O puedo probar cosas para mí si resulta que el público está a lo suyo. Y amo absolutamente ese momento mágico cuando se hace el silencio porque la gente siente que mi música le llega. ¿Interferencias? El blues se mezclará con el boogie woogie y también sonará jazz. Dos historias con mucha raíz: el toro y el blues.

Contenido Patrocinado

Fotos