Mari Carmen y sus muñecos y Mari Trini, en La Perla

En La Perla había movimiento de actuaciones./Fondo Marín
En La Perla había movimiento de actuaciones. / Fondo Marín

1978. 'Holyday on Ice' ofrecía «125 bellísimas patinadoras, campeones del mundo y olímpicos» en el Velódromo

Mikel G. Gurpegui
MIKEL G. GURPEGUISan Sebastián

Nos vamos de espectáculos en esta calle de la Memoria, que nos lleva cuarenta años atrás. Y en octubre de 1978 había para elegir: concierto de Mari Trini en La Perla, el espectáculo 'Hollyday on Ice' en el Velódromo deAnoeta y la película 'Grease' en el Príncipe.

En distintos momentos, La Perla fue la sala en la que veíamos a artistas famosos venidos de fuera. En 1978, también. Para tal día como mañana, el 14 de octubre, se anunciaba en «única gala» la actuación de Mari Trini, la inolvidable cantante del 'Yo no soy esa'. Y la víspera en el edificio sobre la playa habían estado Doña Rogelia, Nicol, Rodolfo y Daisy. ¿Recuerda quiénes eran? Sí, claro, los muñecos de la popular ventrílocua Mari Carmen.

Como escribían en DV (13-X-1978), «ayer, para inaugurar para el público de una forma más 'espectacular' la nueva decoración de La Perla, se presentó ante el público donostiarra Mari Carmen y sus muñecos. La numerosa asistencia que se hallaba en la sala central de La Perla disfrutó lo suyo durante la hora y media que duraba la actuación de Mari Carmen y sus muñecos, más la de los muñecos que la de Mari Carmen, pues ya han llegado a adquirir una vida propia, separada casi de su creadora. Durante toda la actuación, los cuatro estereotipos a los que corresponden los muñecos desarrollan su show para criticar, comentar, tergiversar y dar un repaso a la actualidad y a la vida en general».

«La gente se ríe con Mari Carmen porque sus muñecos son los representantes de casi todos, y a través de ellos se ríe un poco de sí mismo, que es un deporte que se practica poco en este país».

Niños, 150 pesetas

Antes de escuchar a la entrañablemente gruñona Doña Rogelia podríamos pasarnos por «el espectáculo ideal para toda la familia». Así definían en su publicidad 'Holiday on Ice', aquel show de patinaje sobre hielo que marcó una época. Estuvo en el Velódromo durante doce días, del 11 al 22 de octubre, y los sábados con doble función. Prometían «precios populares» (concretamente, los niños pagaban 150 pesetas) aquel espectáculo sobre el hielo con «125 bellísimas patinadoras, campeones del mundo y olímpicos».

En aquel 13-X-1978 descubrimos que DV estaba publicando una pequeña serie de reportajes de Colpisa bajo el título de 'La fiebre Travolta', que repasaban la vida de John Travolta y el eco de sus personajes bailongos («John acude de incógnito a las discotecas», aseguraba la entrega de hoy). Vivíamos la 'travoltamanía' porque, tras el éxito de 'Fiebre del sábado noche', en el Príncipe estaban proyectando 'Grease (Brillantina)', a las 5, 7.30 y 10.

La cartelera cinematográfica donostiarra estaba hace cuarenta años de lo más variado. Había una de Berlanga, 'La escopeta nacional', en el Miramar; otra de Buñuel, 'Ese oscuro objeto del deseo', en el Savoy; y una de Pasolini, 'Las mil y una noches', en el Bellas Artes. Estaba en el Astoria 'Capricornio Uno', aquella sobre un viaje espacial simulado. En el Victoria Eugenia podía verse la memorable película/concierto, 'The Last Waltz'. Y el título más chocante se programaba en el Principal:'Emmanuelle negra se va al Oriente'. Sí, el cine 'clasificado S' ya estaba aquí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos