«¿Por qué llevarse la comida al trabajo implica no comer en plato plato?»

Orgullosa. De su idea, de su fiambrera, de ser Made in Gipuzkoa... de poder comer en un plato fuera de casa. / ARIZMENDI
Orgullosa. De su idea, de su fiambrera, de ser Made in Gipuzkoa... de poder comer en un plato fuera de casa. / ARIZMENDI

Nagore Tena. Empanadillas de pollo en polibutilén tereflalato

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

De Mutriku. Afincada en Errenteria. Trabaja en Pasai Donibane. En un sitio con solera, el Ziaboga, en cuya terraza las parejas toman al atardecer martini con Coca Cola y un vaso seco de ginebra Seagram's. Hubo un tiempo que Nagore vivía en Ondarroa y tenía su curro en Urretxu. Se llevaba la comida en esa caja que en 1947 llamaron 'tazón maravilla' y que la Wiki define como 'recipiente plástico para poder transportar comida herméticamente cerrada. Un día se dio cuenta de que echaba en falta un plato de verdad. Al tiempo inventó su fiambrera 'made in Gipuzkoa' total. Hablamos bajo los magnolios de Tabakalera.

- Así que prohibido usar la palabra 'táper' por mucho que esté recogida en el 'Diccionario del español actual', obra de Manuel Seco, Gabino Ramos y Olimpia Andrés.

- 'Táper' o 'táperes' no sé pero desde luego 'tupper' no puedo utilizar en mi página web (yanarte.com). De hecho, recibí un burofax desde la sede central de Tupperware en Orlando vehiculado por Tupperware España recordándome que era nombre y marca patentada y registrada. Me pareció muy lógico. Nada que objetar, por supuesto.

- Teniendo en cuenta además que la RAE aconseja emplear otros nombres tal que 'tartera, tarrina, lonchera o portaviandas'.

- A mí me gusta mucho la primera que aconseja la Academia: 'fiambrera'. Me hace acordarme de los obreros que llevaban su comida a las fábricas. Creo que hasta me acuerdo de la cesta que Caperucita lleva a su abuela.

-Pues no te falta para nada tu punto de razón, no. ¿Es cierto que maquinaste tu 'fiambrera de diseño YaN aRte en un trayecto diario entre Ondarroa y Urretxu?

- Francamente, sí. Entiendo que las fiambreras diseñadas por Earl Silas Tupper revolucionaron la idea y la imagen de 'tartera' y son muy prácticas pero yo, cuando comía en el trabajo, echaba en falta no solo 'mi' plato sino el concepto mismo de plato. Si te soy sincera, disfrutar del 'hamaiketako' solo disfrutaba cuando me lo llevaba en un plato de verdad cubierto con papel de aluminio.

- Entiendo. Y empezaste a darle vueltas al asunto. Hasta que inventaste el producto estrella de YaN aRte, Sociedad Limitada.

- YaN aRte Designing... Así fue, sí. Más o menos. Pensé cómo me gustaría comer a mí cuando no tuviera un plato de porcelana, de loza, de cerámica o una cazuelita a mano. Y decidí que, por de pronto, lo quería asimétrico y ergonómico.

- ¿Por?

- Porque si tiene distinta altura comes mucho más cómodamente, maniobras mejor con la cuchara o con el tenedor. Y qué quieres que te diga, pienso que así, hasta cuando rebañas el plato, lo haces no solo limpiamente sino con un toque elegante.

- Vaya. Suena bien. ¿Qué materiales utilizas en su fabricación?

- La tapa es de polipropileno (PP), que aporta una gran resistencia a la fiambrera. Consigo una estanqueidad total con la junta tórica de silicona espuma. Que el plato sea de polibutilén tereflalato facilita que puedas meter tu yanarte en el microondas, el lavavajillas y el congelador. Que resista el paso del tiempo. Que sea reciclable.

- ¡Guau! No me extraña que Womenalia, la red al servicio de la mujer empresaria, emprendedora y empoderada, te contactara, te entrevistara en Madrid y colgara tu charla en YouTube.

- Y todo con el orgullo máximo de que el producto está realizado íntegramente en Gipuzkoa.

- Cuenta

- La inyección de plástico de la tapa me la hacen en Diker, de Oiartzun. La junta de silicona en Silam, de Zumaia. El plato, es trabajo de Industrias Arizaga, de Eibar. Y uno de mis primeros clientes grandes fue Cocinas Amets, de Lezo, que regala mis fiambreras a quienes compran ahí el mobiliario necesario para preparar en casa buena comida. Es una línea que quiero seguir: ofrecer mi producto a empresas e instituciones a las que pueda apetecerles que sus empleados usen mi producto al comer en su lugar de trabajo.

- ¿Te imaginas con tus tarteras a esos operarios que ahora y aquí mismo están adecentando el atrio de Tabakalera y comiéndose unas nueces sacadas de una bolsa?

- Claro que me lo imagino. Sería un sueño. No creas, poco a poco se me van haciendo realidad unos cuantos. El otro día recibí un correo, con foto incluida, de una pareja que estaba comiendo en mi 'loncheras' en un alto en el camino de su viaje por África. Otra gente me envía fotos al Facebook desde Galicia. Y unos cuantos comparten recetas conmigo.

- ¡Es verdad! Se nos olvidaba. Tienes un blog lleno de sugerencias gastronómicas. Entre ellas, esas empanadillas de pollo hechas con...

- ...Pan de molde. Al horno. ¿Por qué no? En el blog te las explico en ocho pasos. ¿Lo del pan? Sencillo: cháfalas con un rodillo. Déjalas finas y usa para redondearlas un aro de emplatar.