Como Le Mans, pero en Sagüés

Los automóviles eléctricos, con sus particulares diseños, toman la salida en el cirtuito montado en Gros. / LOBO ALTUNA
Los automóviles eléctricos, con sus particulares diseños, toman la salida en el cirtuito montado en Gros. / LOBO ALTUNA

Alumnos de FP compitieron ayer con vehículos eléctricos diseñados en clase

Teresa Flaño
TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN

Las carpas que servían ayer de boxes hervían de emoción, tensión, concentración y competitividad. La explanada de Sagüés en Donostia se convirtió ayer en un pequeño circuito automovilístico. No era Mónaco ni Le Mans, pero la profesionalidad de los equipos competía con la de los grandes de la Fórmula 1. Se trataba de la 2º edición de Euskelec, el campeonato para vehículos eléctricos impulsado por la Viceconsejería de FP del Gobierno Vasco y organizado por Tknika.

Este campeonato, como explicaba el coordinador del programa de Tknika, Gaizka Lazarobaster, «es facilitar el cambio metodológico en los centros, de forma que la formación se base en proyectos». Cada equipo participante debe construir un prototipo de un vehículo eléctrico a partir de una base común formada por motor, controlador de motor y baterías. En una primera jornada, celebrada la semana pasada en Amorebieta se evaluó la fase técnica y creativa con la presentación de la memoria del proyecto, diseño e innovación entre otros aspectos. La de ayer era la fase dinámica.

Bajo la lluvia

Por la mañana y bajo intensas chaparradas que no desanimaron a los participantes, los vehículos, de forma individual, se sometieron a pruebas de slam, aceleración y frenada máxima. Por la tarde, ya con sol, tocó la parte más dura, comprobar la resistencia de los coches, esta vez en una competición conjunta.

Más de 200 estudiantes formaban los 16 equipos, de centros de FP de todo el País Vasco, que se disputaron los distintos títulos que estaban en juego, entre los que también se encontraban las capacidades transversales del alumnado como la capacidad de diagnosticar y resolver problemas, trabajar como colectivo.

El equipo Bidebieta Raid System no empezó con muy buen pie. Su coordinador, Jon Ander Palo, explicaba que «el martes para montar la carrocería tuvimos algún problema y hemos tenido contratiempos con varias piezas, pero ya las hemos cambiado». Anelis Hermoso de Mendoza ha sido la encargada de elaborar los planos «que han sido muy complicados» porque el coche está diseñado para participar en varios tipos de carreras.

La innovación era una de las pruebas a superar y en su caso han introducido un freno a pedal, en lugar de manual, y también han modificado los amortiguadores.

El Centro de Formación Somorrostro de Muskiz llegaba como uno de los favoritos porque el año pasado ya ganó. Iñigo Camarero, uno de los miembros del equipo, comentaba que en esta ocasión han introducido muchas novedades en su prototipo, como placas solares para alimentar la batería y un sistema de telecomunicación que a través de varias cámaras instaladas en el circuito y otra en el propio coche retransmitía en directo a través de un canal de Youtube. La piloto Toraya M. González se mostraba muy satisfecha con el resultado de este coche «hecho a mi medida».