Kike Sarasola: «Es el hotel más bonito de la cadena; no me importaría tener dos o tres en esta ciudad»

Kike Sarasola ante el nuevo hotel de la plaza Gipuzkoa. /Sara Santos
Kike Sarasola ante el nuevo hotel de la plaza Gipuzkoa. / Sara Santos

Kike Sarasola, presidente del grupo Room Mate habla sobre su nuevo hotel en la plaza de Gipuzkoa

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA

Room Mate inauguró ayer su hotel en la plaza de Gipuzkoa, «el más bonito de la cadena», proclama el presidente del grupo, Kike Sarasola (Madrid, 1963). San Sebastián es una ciudad especial para él por sus raíces familiares donostiarras. Su «sueño hecho realidad» ha sido abrir un hotel en el que los clientes se sintieran donostiarras y los donostiarras hiciesen suyo el establecimiento.

-¿Qué supone para Room Mate abrir un hotel en San Sebastián?

-Es un sueño hecho realidad. Había dos ciudades en el mundo en las que quería tener un hotel: una era Nueva York, la otra San Sebastián.

-El nombre del hotel es un homenaje a su socio donostiarra Gorka Atorrasagasti, pero además usted tiene raíces aquí...

-Yo soy vasco. Mi padre era vasco y yo me considero vasco, con mucho orgullo. Los Sarasola Lertxundi son todos vascos. Sigo viniendo mucho. Hasta que murió mi abuela, hace dos años, veníamos muchísimo y ahora siempre vengo en Semana Grande.

-San Sebastián vive un 'boom' hotelero ¿No temen haber llegado tarde?

-Pienso que no. Los hoteles que se están abriendo son hoteles de calidad. Y eso es bueno. Estoy feliz de tener buena competencia. La que me molesta es la mala, la que no trae calidad, pero las cosas que he visto que están abriendo traen calidad. Eso es bueno para todos. Cuanta más calidad, mejor. Y veo a la ciudad muy bien, mantiene bien el equilibrio entre el turismo y los donostiarras. Yo no me siento incómodo ni en Semana Grande, puedes caminar, comer... Hay un equilibrio bien conseguido.

-¿Qué quiere aportar Room Mate a la ciudad?

-Nuestros hoteles pretenden formar parte de la comunidad. Es un hotel también para la gente de aquí. Hemos cogido un chef maravilloso para el restaurante, queremos que sea muy especial, con pocos platos pero buenos, que sea un sitio al que a la gente le apetezca venir. Queremos que los turistas se sientan como en casa, como un donostiarra más, pero también que los donostiarras nos consideren algo suyo.

-¿Qué objetivos de ocupación se marcan?

-En la cadena tenemos un 88% de media. Hay gente que viene a nuestros hoteles a trabajar durante la semana y luego se queda el fin de semana. Creo que San Sebastián no se quedará por debajo. La ciudad es bonita y divertida todo el año y pienso que el hotel va a funcionar bien todo el año. No me cabe la menor duda.

-¿Algún carácter distintivo?

-Quería que fuera un hotel muy de San Sebastián: elegante, sobrio, pero acogedor a la vez y creo que lo hemos conseguido hasta en los mínimos detalles, gracias al decorador, Cuarto Interior, que me entendió a la perfección desde el principio. Para mí es el hotel más bonito de la cadena. Queríamos hacer algo distinto y que la gente lo sintiera como propio y creo que lo estamos consiguiendo porque la gente pasa, entra, curiosea y todos los comentarios que recibimos son buenos.

-¿Habrá más Room Mate en San Sebastián?

-Me encantaría. Estamos mirando un par de cosas y no me importaría nada abrir un segundo y hasta un tercero si encontramos buenas localizaciones. Sin lugar a dudas.

-Room Mate se encuentra en plena expansión con hoteles ahora en la playa, hostales, apartamentos turísticos...

-Es una compañía que evoluciona y que escucha a los clientes. Y que ve que hay a quien le gustaría estar en un hostal o venir con toda la familia y el perro a un apartamento. Si tu escuchas a tus clientes tienes que acoplarte a lo que quieren. Nosotros hemos demostrado ser muy versátiles, nos adaptamos a lo que nos demandan. Si los clientes quieren habitaciones en los árboles, yo lo estudiaré. Es la filosofía de Room Mate, otros hoteleros están acostumbrados a que el cliente les oiga a ellos, nosotros escuchamos a los clientes.

-El Tribunal de la Competencia acaba de impugnar la normativa de pisos turísticos de Donostia, Bilbao y Madrid ¿Apuesta por la libertad total o debe existir alguna regulación?

-No se pueden poner vallas al campo. Los clientes piden este tipo de alojamientos y lo que no es justo es tengamos 500 normas para abrir un hotel y ninguna para abrir apartamentos. Ni tanto ni tan poco. Estoy en contra de 'lobbies' que con la excusa de regular lo que están haciendo es prohibir, pero estoy a favor de que haya una regulación inteligente. Políticos, ciudadanos y hoteleros debemos sentarnos y hablar.

-Las obras del hotel provocaron daños en el edificio contiguo de la calle Camino, ¿Qué tiene que decir al respecto?

-Es un tema en el que no tenemos nada que ver, es la constructora. Yo como quien dice acabo de llegar hace 20 días y estoy de alquiler para gestionar el hotel. No voy a entrar en la polémica porque no estoy al corriente. Si ha habido un fallo que se subsane y se resuelva.

Gorka Atorrasagasti, la barandilla, la verja y las antiguas vidrieras

El hotel Room Mate Gorka es todo él un guiño a la ciudad. Empezando por el nombre. Todos los establecimientos de la cadena tienen nombre propio, pero el de San Sebastián tiene (casi) apellido. Es un homenaje a Gorka Atorrasagasti, socio de Kike Sarasola. Este empresario donostiarra pululaba ayer por las dependencias. «Me dijo Kike que el primer hotel que abriéramos en Eukal Herria llevaría mi nombre. Menos mal que no lo hicimos en Bilbao...», dijo Atorrasagasti entre risas. Los círculos metálicos de la decoración del bar evocan a la barandilla de La Concha, el hotel ha incorporado a su diseño una antigua verja y unas vidrieras que daban al patio y que son hoy visibles desde los pasillos; y coloca como detalle de bienvenida en las habitaciones tejas de Eceiza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos