Jóvenes del gaztetxe de la calle Campanario opondrán «resistencia» a su desalojo

Portavoces del gaztetxe ayer en rueda de prensa. /
Portavoces del gaztetxe ayer en rueda de prensa.

Hoy comienzan un encierro ininterrumpido en el edificio después de que el Ayuntamiento les haya notificado su intención de recuperarlo

RAQUEL RODRÍGUEZ SAN SEBASTIÁN.

Los jóvenes que ocuparon el edificio municipal de la calle Campanario hace cuatro meses y lo convirtieron en un gaztetxe no piensan moverse. Al menos no de forma voluntaria. El pasado 26 de diciembre el Ayuntamiento les hizo llegar la notificación por la que les informa de su intención de recuperar el edificio, ocupado desde el pasado 2 de septiembre. A partir de ese momento empezó a correr el reloj. Ayer presentaron alegaciones en el consistorio contra esta resolución, pero el desalojo podría producirse en cuestión de días. Ante este hecho, los usuarios actuales del inmueble han ideado y anunciado un plan de «resistencia».

Los representantes del gaztetxe 'Kijera' ofrecieron ayer una rueda de prensa en la entrada del Ayuntamiento en la que explicaron que no creen que el consistorio atienda sus alegaciones y que por ese motivo optarán por la vía de la «resistencia». «No nos vamos a mover de Kijera y pararemos el desalojo», advirtieron. Con este fin, hoy mismo comenzarán un encierro ininterrumpido en el que, organizados por turnos, no dejarán el edificio vacío en ningún momento. Además, anuncian una manifestación para mañana que partirá de la plaza de la Constitución.

Los portavoces del gaztetxe defendieron la necesidad de un espacio como el que han creado para determinados proyectos y para el propio barrio, al tiempo que criticaron que el Ayuntamiento haya tramitado este expediente bajo un procedimiento de urgencia.

El consistorio prevé transformar el inmueble en 15 apartamentos para mayores del barrio

12 años en desuso

El edificio, ubicado en el número 2 de la calle Campanario, fue utilizado en su día por la ikastola Orixe, pero está en desuso desde 2007. Por este motivo, sus actuales ocupantes consideran que «poner en marcha el procedimiento de urgencia no tiene ningún sentido». La consecuente reducción de plazos para los trámites a cumplir a partir de la notificación de desalojo no está en su opinión «justificada en absoluto».

Según el expediente, los usuarios del gaztetxe disponían de 5 días para presentar alegaciones a partir de la notificación, que se produjo el 26 de diciembre. Ayer procedieron a ello. Tanto el sindicato LAB como EH Bildu han manifestado su oposición al desalojo. Los planes del consistorio para este edificio consisten en transformarlo en 15 apartamentos para mayores del barrio.

 

Fotos

Vídeos