Intxaurrondo y Amara estrenan la nueva reordenación de contenedores

Dos empleados de FCC mueven un contenedor en Errondo./J. M. LÓPEZ
Dos empleados de FCC mueven un contenedor en Errondo. / J. M. LÓPEZ

Se han agrupado todas las fracciones para mejorar las tasas de reciclaje y se ha reducido el número de containers de resto, explica Gurpegui (PSE)

Dani Soriazu
DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

Los vecinos de Intxaurrondo y Amara Berri ya disfrutan de la nueva reordenación de los contenedores en estos barrios, una medida impulsada desde el Ayuntamiento que pretende incrementar las tasas de reciclaje y facilitar esta tarea a los ciudadanos. Durante estas dos últimas semanas trabajadores de FCC se han encargado de acometer la nueva redistribución, creando áreas de aportación donde están agrupadas todas las fracciones de residuos, evitando que los contenedores de distinto tipo estén separados a lo largo de una misma calle, como ocurría hasta ahora. La medida también ha propiciado que desaparezcan containers de fracción resto y que se incrementen los de todos los demás.

La actuación se extenderá el año que viene a toda la ciudad. Cuando esto ocurra los contenedores de la fracción resto se habrán reducido en un 25%, mientras que los que de reciclaje aumentarán en casi un 50%. Asimismo, 15.000 donostiarras más que ahora (6.000 viviendas ocupadas) tendrán todos los contenedores de residuos a menos de 100 metros de su casa.

El plan

Objetivo
reducir la cifra de contenedores de fracción resto e incrementar los demás, con el fin de mejorar las tasas de reciclado.
Dónde
la actuación ha arrancado en Amara Berri e Intxaurrondo pero se extenderá el año que viene al resto de la ciudad.
Cercanía
15.000 donostiarras más que ahora tendrán todos los contenedores a menos de 100 metros.
Cantidades
la cifra global de contenedores aumentará un 19,2% en toda la ciudad.

El plan se aplica ya en Amara Berri (incluyendo Anoeta, Morlans y Riberas) e Intxaurrondo (incluyendo el viejo y el nuevo barrio, Marrutxipi y Ametzagaina). Según explica el concejal de Vías Públicas, Alfonso Gurpegui, el primero de los barrios ha pasado de 167 a 122 áreas de depósito con una pérdida de 54 contenedores de fracción resto y un aumento de 36 de reciclaje. El segundo, por su parte, ha pasado de 112 a 75 isletas con todos los contenedores, con una reducción de 39 depósitos de la fracción resto y el incremento de 68 de los de reciclaje.

En la actualidad, los donostiarras producen 1,20 kilos de residuos al día, de los que el 38% se recogen selectivamente, una proporción que se mantiene «estancada» desde hace años (se recicla cada vez más, pero también se genera más basura). El Ayuntamiento está comprometido en alcanzar una tasa de reciclaje del 60% y para ello realizó a lo largo del año pasado diferentes estudios sobre la dotación y distribución de los contenedores de basura.

Estos trabajos indican que hay un exceso de contenedores de la fracción resto respecto a los depósitos de fracciones de recogida selectiva. Los criterios que se utilizaron en su día para disponer iglús y contenedores respondían más a las facilidades para la carga de los camiones que a criterios de conveniencia en función del número de vecinos residentes en cada zona. Para entender cual es la realidad, sirva como ejemplo que en las calles de San Sebastián hay repartidos 1.539 containers de fracción resto, lo que supone uno por cada 121 habitantes, aproximadamente. Y, en realidad, sólo se utiliza, de media, un 16% de la capacidad total disponible para la fracción resto de toda la ciudad.

Cambio del paisaje urbano

El plan de contenerización puesto en marcha por la concejalía de Medio Ambiente y Vías Públicas pretende corregir esta situación con el objetivo de optimizar las «áreas de aportación» de residuos -zonas con depósitos de diferentes fracciones-. El balance final es que se incrementarán un 19,2% el número de contenedores en toda la ciudad, pero con diferencias sustanciales entre unas fracciones y otras.

Así, los contenedores verdes de la fracción resto (basura sin reciclar) que hoy suponen un 41% del total pasarán de 1.535 a 1.154 (una reducción del 24,8%) lo que reducirá su peso específico a uno de cada cuatro contenedores. Por el contrario, se incrementarán todas las demás fracciones: aumentarán un 78,7% los de orgánico, un 50,9% los de papel/cartón, un 51,1% los de envases, y un 25,6% los de vidrio.

No solo cambiará la proporción entre unos contenedores y otros sino su distribución. El Ayuntamiento quiere acabar con la actual dispersión, sobre todo de los de la fracción resto, y procederá a una reagrupación de contenedores para que haya menos puntos de depósito pero más grandes y variados (con contenedores de todas las fracciones).

Asimismo, los cambios planteados pretenden mejorar la accesibilidad de los puntos de recogida y rebajar su peligrosidad. Para ello se han propuesto ubicaciones alternativas que favorezcan la facilidad de acceso tanto para vehículos como para personas. Por último, también se han considerado ubicaciones o medidas correctoras para minimizar los impactos, tanto acústicos como estéticos, en las áreas de aportación que tienen estos problemas.

El informe en el que se basa el plan de contenerización también apunta que el 19% de los contenedores no son accesibles, que un 2% de las áreas de aportación no tiene un punto de luz a menos de 15 metros, y que el 14% de estas áreas no son seguras para el usuario porque o bien hay que verter el residuo desde la carretera, hay un bidegorri junto a los accesos, un paso de cebra delante o está junto a la salida de un garaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos