«Eran intérpretes, eran compositores y arreglistas; hoy serían productores»

En el piano de Tabakalera. Tocó, sí, un clásico de Bad Bunny./J. M. LÓPEZ
En el piano de Tabakalera. Tocó, sí, un clásico de Bad Bunny. / J. M. LÓPEZ

Subiendo a las redes su cover de 'Callaíta'

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Lluvia de agosto. Cita en Panchito. Dirección al Tánger. Viene con una amiga que ha llegado en el tren de Madrid. Es Unai. Donostiarra de raíces egipcias. Pianista. Por el Conservatorio Superior de Salamanca y la Höcschule für Musik de Würzburg. Compositor, productor, arreglista, improvisador. Autor, junto a Milena Brody, de la música del anuncio 'Soy Yo' del Corte Inglés. Sus covers de reguetón en piano se han vuelto virales en Letonia y Guatemala. En una hora se puede hablar con él de Daddy Yankee, Bartok, Enrique Iglesias, Bach, Abba y Beethoven.

Serguei y Ramón

Rachmaninov y Zurutuza.
El abuelo de Unai es brutalmente melómano. Juntos soñaron que un día Unai interpretaría el Concierto Nº 2 de Serguei. Lo hizo. Tras ocho meses de estudio. Siete horas al día. Seis días a la semana. Obra maestra y hermosa. Obra extrema.

- ¿Quiénes?

- ¿Quiénes qué?

- Quiénes serían hoy productores musicales.

- Ellos. Posiblemente todos. JuanSebastián, Ludwig, Wolfgang Amadeus. Alma Mahler, Clara Schumann. ¿Sabes por qué?

- No.

- Porque ya lo eran todo: compositores, intérpretes, arreglistas, improvisadores. A diferencia de muchos alumnos de los actuales conservatorios de Europa y del mundo, que no pueden salirse de los estrechos límites impuestos por los currículos de la enseñanza reglada.

- ¿Qué quieres decir con eso?

- Que hoy muchos alumnos de dichos conservatorios acaban sus grados siendo sólo intérpretes. Cuando podrían ser todo lo demás. Y que en esos lugares, donde hay maestros maravillosos como el que yo tuve en Salamanca, Alberto Rosado un verdadero clásico contemporáneo, no se trabaja el mundo de la producción musical. Ni tampoco el del marketing digital. Y para mí en el mundo del XXI son dos asignaturas impresionantes. E imprescindibles.

- Explica pues la importancia de la producción musical.

- Absoluta. Piensa que, por ejemplo, sin el arte de Tainy ni Shakira ni Alejandro Sanz ni Árcangel ni Janet Jackson habrían sonado como han sonado más de una vez.

- Tainy es Marcos Efraín Masís, productor musical puertorriqueño. De reguetón. Dos Grammy Latinos.

- Enriquece el género, enriquece los trabajos de Bad Bunny o J.Balvin añadiendo notas, rellenando huecos, jugando con series, con ritmos, con armonías. Como lo hicieron Bach, Debussy, Ravel. Como lo hace el jazz más puro. Series de séptima, MAj 7. Pónle una séptima, una novena al 1,3,2,5 y verás. Escucha 'Oasis' y lo entenderás.

- Creo que estamos defendiendo el reguetón. Por mí, no hay problema. Y menos si lo hacemos contigo, de quien en el 'Main-Post' alemán alabaron tu «precisa y virtuosa interpretación de las sonatas de Schubert y Beethoven».

- Por supuesto que se puede defender este género que deriva del reggae y el dancehall. Musicalmente cuando surgió en Puerto Rico por el 2000 era muy duro, repetitivo y con poca riqueza melódica. Demasiado básico. Eran los comienzos con Daddy Yankee. Era también el nacimiento de algo que acabaría explotando globalmente. No bastaba, no, con rapearlo en República Dominicana.

- ¿Entonces?

- La palabra vuelve a ser 'enriquecer'. Enriquecer bases, melodías. Armonías. Por dios, la armonía lo es todo. Queen y Abba las tienen escandalosas, espectaculares. Surgen otros intérpretes, J. Balvin, Nicky Jam. Aparece Maluma. Que baila y canta con Madonna en el tema 'Medellín', de su disco 'Madame X', publicado hace nada, dos meses. El reguetón ya es otra cosa, ya no es monótono; tiene estructura, base, notas. Los produtores musicales toman resoluciones acústicas increíbles...

- Y tú preparas covers de todo eso. Al piano. Tu versión de 'Despacito' se hace viral, llega hasta ¡Gambia! Firmas con la Universal. Y hoy...

- 15 de agosto, voy a subir mi cover de 'Callaíta', que está en el Top Ten de 11 países. Bad Bunny y Tainy han interpolado melodías y sampleado aquí partes de la grabación original de un clásico de 2006, 'Alócate'.

- Tú te has atrevido a otras cosas...

- La toco al piano. Con arreglos para chelo. Y un sintetizador de los años 90. La canción tiene de por sí cuatro acordes super enriquecidos con notas 9 y 6. Nadie diría que... Pero escuchadlo y lo entenderéis.

- Entramos ya ¿no? en el marketing digital. Que tampoco se enseña en los conservatorios al uso.

- Los músicos de clásico no saben venderse. Y deberían. Porque, un ejemplo, México es uno de los países que más música clásica reproduce en streaming. Y las cifras de España son también bastante asombrosas. Pero el intérprete de clásico piensa que lo importante es el concierto 'físico'. Sin darse cuenta de que si lo sube a cualquier plataforma (yo tengo en Vimeo mi 'Carmina Burana', la que toqué en el Auditorio Nacional de México) le escucharán cientos, miles. Hay tanta música. Y tanta gente esperando... Esperando tus versiones, tus improvisaciones (ese jazz que puede ser tan libre y a la vez tan exigente...).

- Tu trabajo de fin de master no fue ni sobre Don Omar (otro pionero del reguetón) ni sobre el cifrado americano, sistema anglosajón de anotación, sino sobre José Gonzalo Zulaika.

- Sobre Aita Donostia, sí. Sobre sus preludios vascos, 21 preludios para piano. Fui feliz haciendo esa investigación. Para mí el Padre Donostia es el Bartok de esta tierra nuestra. Amo tanto la melodía de su 'Sagar dantza'... Él introdujo elementos impresionistas en nuestra música y mostró el camino a otros, como Guridi.

- ¿Es cierto?

- ¿El qué?

- ¿Has sido cabezudo?

- Sí. En la comparsa Itzurun.