Más información sobre futuras talas

Los viejos ejemplares de «acer saccharinum» de la calle Azpeitia han sido ya sustituidos por retoños de abedul. / M. FRAILE
Los viejos ejemplares de «acer saccharinum» de la calle Azpeitia han sido ya sustituidos por retoños de abedul. / M. FRAILE

Vías Públicas se compromete a avisar a los ciudadanos de las actuaciones que se lleven a cabo en el arbolado | La asociación de vecinos de Amara Berri se alegra de la decisión después de los apeos llevados a cabo hace unas semanas en calles del barrio y Centro

Dani Soriazu
DANI SORIAZU SAN SEBASTIÁN.

La tala de varios árboles en algunas calles del Centro y de Amara hace unas semanas levantó ampollas en buena parte de la ciudadanía. Sobre todo por las formas en las que se llevó a cabo, sin previo aviso. Así lo denuncian desde la asociación de vecinos de Amara Berri, que critican la falta de información sobre esta actuación por parte del Ayuntamiento. «Nos levantamos un día y vimos que habían desaparecido todos los árboles en algunas calles. Creemos que fue una actuación lo suficientemente potente como para que se nos hubiera avisado antes», apunta el presidente de la asociación, Iñaki Olasagasti.

Los residentes de este barrio no discuten los motivos por los que se decidió apear todos estos ejemplares, ya que entienden que era la mejor opción si se trataba de un arbolado en mal estado de salud. «Lo que sí les pedimos a los responsables municipales es un compromiso de que cuando haya una actuación de cierta relevancia se nos comunique». En este sentido, Olasagasti cree que la falta de información entre el consistorio y asociaciones vecinales «parece un mal endémico de todos los gobierno municipales».

Desde el departamento de Vías Públicas asumen la falta de comunicación y por ello se comprometen a no repetir el mismo error. «A partir de ahora cada una de las actuaciones que vayamos a realizar se les notificará y se les pasará un histórico de todas ellas», asegura el concejal delegado de este ramo, Miguel Ángel Díez. Así se lo trasladó a los propios miembros de la asociación en una reunión celebrada con ellos, donde se acordó «tener una mayor conexión».

Todas las actuaciones se realizan con los avales e informes pertinentes Díez (PSE)

Las sensaciones por parte de los vecinos también fueron satisfactorias tras la cita. «Asumieron esta realidad, aunque siempre lo hacen. No obstante somos positivos y creemos que esta vez cumplirán con este compromiso. Y de hecho no creo que sea tan complicado», indica Olasagasti. Recientemente, técnicos de este departamento tuvieron que talar un árbol del paseo Árbol de Gernika por su mal estado de salud. Operación que previamente fue notificada al vecindario.

Díez recuerda que, en cualquier caso, todas las actuaciones que se llevan a cabo no son caprichos de la contrata sino que se realizan con el pertinente aval y los informes del Departamento de Parques y Jardines. Estas intervenciones se realizan cuando los ejemplares dan problemas a aceras, fachadas, saneamiento o a los propios vecinos. También cuando su estado supone un riesgo para los viandantes o el tráfico rodado.

En este sentido, en la pasada Comisión de Espacio Público, el edil informó de que desde el comienzo de la legislatura municipal (2015) hasta la actualidad se han retirado con criterios de mantenimiento unos 800 árboles. Y por contra se han plantado 1.400, con lo que por cada ejemplar que se quita se coloca 1,75 unidades nuevas.

No obstante, señaló que no siempre se replantan allí donde se suprimen, como es el caso de la calle Urbieta, porque según los criterios técnicos del Departamento de Parques y Jardines, la especie de esta vía -acer saccharinum- requiere «un marco de plantación de 12 metros y no de 6 metros» como había hasta ahora.

Debate en el Pleno

EH Bildu, PP e Irabazi volvieron a interpelar a Díez sobre este asunto en el Pleno celebrado el día 20. Mediante una moción que los tres grupos presentaron conjuntamente denunciaron las formas en las que el Vías Públicas llevó a cabo esta actuación y la falta de información ofrecida a la ciudadanía.

En la moción pedían al gobierno municipal que elabore un plan de gestión de arbolado de la ciudad y que, antes de cada actuación de tala que afecte a un número significativo de árboles, proceda a informar de la misma a asociaciones de barrios y vecindario afectado. Asimismo, le exigieron que justifique por escrito cualquier tala, apoyándose en criterios técnicos avalados por los oportunos servicios municipales, y que se sigan criterios medioambientales y de bienestar ciudadano, y no solo criterios económicos y técnicos, ante cualquier actuación relativa al arbolado en la ciudad.

Díez asegura que se mejorará la información con los ciudadanos de los barrios afectados y recuerda que existe una partida presupuestaria de 110.000 euros para 2019 para redactar un Plan Director de arbolado en nuestra Ciudad, que dirija las futuras actuaciones. Asimismo, informa de que de manera prioritaria se han atendiendo las situaciones de riesgo y su control, la adecuación del arbolado al espacio disponible y la conservación del arbolado dentro del llamado 'bienestar ciudadano'.

Asimismo, recuerda que el arbolado hay que entenderlo como un patrimonio vivo que está sometido en la trama urbana a constantes agresiones de todo tipo y que tienen afecciones que hay que controlar.

 

Fotos

Vídeos