Un incendio obliga a desalojar a más de cien clientes de un hotel de Donostia

Establecimiento hotelero que ayer sufrió un incendio en su caldera, sin mayores consecuencias. /Michelena
Establecimiento hotelero que ayer sufrió un incendio en su caldera, sin mayores consecuencias. / Michelena

Los bomberos sofocan de madrugada el fuego originado en una caldera del sótano del establecimiento, de cinco plantas, sin que se produjera ningún herido

GAIZKA LASA

Un incendio obligó la madrugada de ayer a desalojar durante un tiempo el Hotel Avenida de San Sebastián, ubicado en la subida al monte Igeldo, y que en el momento del incidente, en pleno puente de la Inmaculada, estaba ocupado por unas 115 personas, según fuentes del cuerpo de Bomberos de Donostia que acudieron al lugar a sofocar las llamas.

El fuego se originó, según las mismas fuentes, pasadas las 3.00 horas en una sala de calderas del sótano del establecimiento hotelero. Para cuando las dotaciones de bomberos del parque municipal de Garbera llegaron al lugar, los huéspedes ya habían sido desalojados, con ayuda de los agentes de la Ertzaintza desplazados tras recibir el aviso del propio hotel. Siguiendo lo establecido por el protocolo de seguridad, los clientes abandonaron ordenadamente el edificio, agilizando el trabajo que realizarían a su llegada los bomberos.

Con el edificio ya vacío, los profesionales en la extinción de fuegos accedieron al sótano en el que se encontraba la caldera incendiada, sofocaron las llamas en pocos minutos y ventilaron el hotel, de cinco plantas y cuya estructura no se vio afectada por el suceso. De esta manera, el humo que había provocado el incendio se disipó rápidamente y la aparatosidad inicial no derivó en las consecuencias temidas en un principio.

Según fuentes del departamento vasco de Seguridad, para las 3.37 horas todas las habitaciones ya estaban listas para volver a ser ocupadas y antes de las 4.00 todos los clientes descansaban en sus estancias tras el pequeño susto. La incomodidad para los huéspedes no se prolongó, por tanto, más allá de media hora y el suceso quedó en una anécdota que muchos turistas sumaron a su experiencia en territorio guipuzcoano.

Desde luego, no hubo que lamentar daño personal alguno, extremo éste confirmado tanto por bomberos, como por el departamento vasco de Seguridad y el propio personal del Hotel Avenida. En cuanto a los daños materiales, se limitaron a la sala donde permanece la caldera incendiada.

Más

 

Fotos

Vídeos