Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

«¿Qué imaginamos, visualizamos, soñamos al oír la palabra 'libro'?»

Luis entre libros- escultura y veleros con las velas henchidas de letras. Estamos en Marino Tabuyo 13, sede de Arteliburu21. /Arizmendi
Luis entre libros- escultura y veleros con las velas henchidas de letras. Estamos en Marino Tabuyo 13, sede de Arteliburu21. / Arizmendi

Luis Barrios. Tiene hojas, tapas y guardas pero no se lee; tiene velas y es un ¿libro?

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Veterano de mil combates políticos, sociales, editoriales y artísticos, Luis está detrás de la exquisita Lumar Koadernaketa, taller sito en Alaberga, Errenteria, donde se practica el arte y el placer de la encuadernación de arte, la encuadernación para bibliófilo, la asesoría técnica sobre médulas, papeles, tintas. Y por supuesto, la creación de esas joyas llamadas 'libro de artista'. Luis fundó hace ya un tiempo y en compañía de otras criaturas que pintan, dibujan, escriben, serigrafían, tejen o fotografían una asociación fascinante, fascinada por los códices miniados, la xilografía, las tablillas de arcilla. Hablamos de Arteliburu21. Su sede, Mariano Tabuyo 13.

- Un libro.

- ¿Qué?

- Cuando alguien dice 'libro' nos imaginamos eso, un libro.

- Ya. Por puro acto reflejo.

- Supongo. Puede ser un libro de aeropuerto, un tapas duras industrial. O editado con gusto por cualquiera de esas editoriales nuevas y pequeñas. Pero eso, un libro.

- Ya. Pero la imagen de libro que nos viene a la mente cuando decimos 'libro' no es la que le venía a un romano. Ni a un monje del siglo XII. Ni a un sumerio. Ni a los evangelistas.

- Ya. Porque entonces no había 'libros'. Pergaminos, papiros, arcilla...

- Exacto. No hará más de 500 años que un libro es un 'libro'.

- Entonces, háblame de algunas otras formas históricas del libro.

- Las tablillas de arcilla se usaron como medio de escritura desde el cuarto milenio a. C. en las civilizaciones sumeria, mesopotámica, hitita, minoica y micénica. Caracteres cuneiformes grabados con estilete.

- ¿Y el papiro? ¿No es una planta que nace salvaje junto al Nilo?

- Y que los egipcios transformaban en rollos bellamente pintados y escritos. Hace 4.500 años.

- Hay una tercera forma histórica del 'libro', creo. Antes de que empecemos a visualizar uno cuando lo oímos nombrar. Antes de Gutenberg. Antes de la imprenta.

- El códice. Hará unos 2.000 años. De pergaminos, primero. Forma ya cuadrada y con hojas cosidas.

- Conforme. Y por lo tanto, esos bellos objetos que te rodean en la mesa de Arteliburu21, definido como un 'espacio para el encuentro de gentes de la cultura y el arte', ¿qué son ? ¿Libros, esculturas, naves con las velas escritas?

- Son libros de artista.

- ¿Puedo interpretarlos como un paso más allá en la 'encuadernación de arte'?

- Sí pero tampoco. Verás, la encuadernación comercial, la industrial se puede hacer, como todo, mal, peor, bien o muy bien. Bien estructurada, bien construida, bien cuidado el cuerpo del libro, mimadas la tipografía y las ilustraciones. En la encuadernación de arte, el encuadernador sueña con aquello que el libro le inspira y lo transmite en su trabajo delicado pero no deja de estar atado a eso, al libro. A sus dimensiones, forma y volúmenes, a su estado físico mientras que un libro de artista...

- Adelante, continúa, por favor.

- Es simple y absolutamente eso: una creación artística. La obra de un creador. De un artista al que, tal vez, acompañe un equipo. Un equipo enamorado de las Artes y los Oficios del libro que van desapareciendo. Desaparece la tipografía en plomo. Desaparecen los artesanos del papel. Desaparecen los encuadernadores (se despidió Capa, un clásico de Amara; aún resiste Garín...). El libro de artista puede tener forma de libro y no leerse. O estar escrito y no ser eso que visualizamos al oír, una vez más, la palabra 'libro'.

- Danos ejemplos.

- El objeto que aparece en primer plano en la foto sí se diría un libro: está encuadernado, tiene hojas y una cincha que lo cierra. Sin embargo no está escrito, no se lee. Es una escultura. La gente cuando entra en mi web o en la de Arteliburu21 (arteliburu21.com, encuadernacionlumar.com) al salir me dice 'ya he visto tu velero'. Pero fíjate, a mí el barco, como tal, no me interesa. Por mucho que el mar, los navíos, la navegación sean tres de mis otras pasiones. A mí me interesa que lean las reflexiones, las citas, los aforismos de distintos autores que lleva impresos en sus velas bajo el título 'Sapere aude', el consejo de Horacio.

- Difundido por Kant: 'Quien ha comenzado, ya ha hecho la mitad: atrévete a saber, empieza'. Dime, ¿qué es ese I Premio Donostia del Libro de Artista?

- Lo que su nombre indica, un concurso, un desafío. Se enmarca, aunque se adelanta a ellos, en los IV Encuentros sobre el Libro de Artista, organizados conjuntamente entre arteliburu21, Kutxa Kultur, San Telmo Museoa y Koldo Mitxelena Kulturunea que sucederán en octubre. Colabora el Zinemaldia y una selección de los presentados se expondrán en la galería Arteko del 7 al 29 de septiembre durante el festival.

- ¿Qué estás creando ahora?

- En octubre quiero presentar una (re)creación en tablilla de arcilla de parte del poema épico más antiguo que se conserva: 'Gilgamesh'.

Contenido Patrocinado

Fotos