Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

«Imagina lo que puede ser que en una boda haya un espejo mágico»

Fotomatonia. Jon Mikel le pregunta mil cosas al espejo mágico de una fiesta, de una noche. /Eneko Sánchez
Fotomatonia. Jon Mikel le pregunta mil cosas al espejo mágico de una fiesta, de una noche. / Eneko Sánchez

Jon Mikel Morales Álvarez. Cuando el fotomatón usa técnicas sublimadas y festeras

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Se diría que la vida del portugalujo Jon Mikel transcurriese entre palacios, casas fuertes y solariegas del siglo XVII. Si fue en el de Urgoiti, Mungia, donde empezó la historia de su empresa Fotomatonia, el domingo le localizamos con las máquinas de fotomatón cargadas en la furgoneta de vuelta de una celebración en el de Elorriaga, Vitoria. Allí, entre espejos mágicos, había sucedido una señorial celebración. Jon Mikel ha instalado sus máquinas de la risa y la felicidad en el Tenis, Bataplán, La Madame o el hotel María Cristina.

 

Fotos