Goia plantea a Aranzadi una concesión para ubicar su sede en Viveros y gestionar el parque

La parcela es hoy utilizada como parque y zona de huertas urbanas. / JUANTXO LUSA
La parcela es hoy utilizada como parque y zona de huertas urbanas. / JUANTXO LUSA

El Ayuntamiento recalificaría la parcela para darle un carácter dotacional-cultural. La Sociedad de Ciencias, que avaló con sus informes los valores históricos y naturalísticos del enclave, busca desde hace una década un lugar donde asentarse

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento ha propuesto a Aranzadi la gestión cultural y medioambiental de la parcela de Viveros de Ulia donde la sociedad científica podría ubicar su sede definitiva, un objetivo que la institución persigue desde hace más de una década. De confirmarse la operación, se daría un giro definitivo a este ámbito de 14.000 metros cuadrados, en un limbo jurídico después de que una sentencia frustrara el objetivo municipal de levantar 70 apartamentos para jóvenes.

La parcela de los antiguos viveros municipales de Ulia ha estado pocas semanas sin pretendientes. La presentación el pasado mes del Plan de Vivienda del gobierno municipal permitió confirmar que el Ayuntamiento renunciaba a construir apartamentos dotaciones de alquiler para jóvenes en este gran espacio verde, gestionado desde hace unos años por los vecinos que lo utilizan (autorizados en precario desde hace años por el Ayuntamiento) como parque y zona de huertas urbanas.

Dos han sido las razones que han llevado al gobierno municipal a mover ficha. Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco tumbó la modificación del Plan General referido a este ámbito -se pretendía cambiar el uso residencial (30 villas) por uno dotacional- al no incluir una evaluación de impacto ambiental. Pero, además, el ejecutivo PNV-PSE ha identificado nuevas parcelas donde poder levantar alojamientos dotacionales para jóvenes, por ejemplo en el Instituto de la Construcción de Altza o en Manteo, lo que haría menos necesario para este fin la parcela de viveros.

Esta situación y la visita de Aranzadi para exponer su preocupación por el retraso en materializarse el acuerdo con el Estado para ubicarse en la antigua sede de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de Intxaurrondo -no termina de concretarse la cesión formal de la parcela aunque la sociedad científica tiene ya un proyecto básico de adecuación de estas instalaciones-, el gobierno municipal ha propuesto a la Sociedad de Ciencias la parcela de Viveros de Ulia.

La relación de Aranzadi con este espacio es antigua porque en su día ya se barajó que la entidad gestionara este singular solar bajo el que se ubican los antiguos depósitos de agua (Buskando y Soroborda) que abastecían a a ciudad. Más recientemente han sido los propios vecinos de Ulia los que buscaron la complicidad de Aranzadi para que emitiese estudios de flora y fauna que avalasen la conveniencia de mantener esta superficie como parque y evitar así nuevas construcciones.

Fuentes de Alcaldía explicaron que las necesidades de Aranzadi de buscar un lugar donde ubicar su sede, su prestigio científico, su interés en defender los valores naturalísticos de la zona y el deseo del gobierno municipal de poner en valor la finca son las razones que explican el ofrecimiento para desarrollar «un proyecto cultural» en este lugar. Se trataría de que una institución reconocida como Aranzadi, entre otras materias por su trabajo en favor de la recuperación del patrimonio histórico y ambiental del lugar, se ocupase de «dar contenido y uso a los depósitos de agua, gestionase el parque y además ubicase allí su sede».

El Ayuntamiento se encargaría de la modificación del Plan General para cambiar el carácter residencial del suelo por un uso «dotacional-cultural». La fórmula jurídica a utilizar sería la de la concesión administrativa para que Aranzadi tuviese un título con el que gestionar los espacios, todos de uso público, salvo los de su propia sede, aunque no se descarta que este edificio pudiera contar también con alguna dependencia (una biblioteca, por ejemplo) abierta a cualquier ciudadano, explican las mismas fuentes. Mediante este proyecto se podrían organizar en el ámbito, visitas guiadas a los depósitos, charlas, exposiciones y actividades varias. La entidad debería costearse la construcción de su sede.

Según ha podido saber DV, uno de los miembros de esta sociedad científica, el doctor arquitecto y profesor Javier Puldain, experto en gestión del paisaje, ya trabaja en un boceto del edificio que sería la sede de Aranzadi. Fuentes de la entidad no quisieron confirmar ni desmentir la información y se limitaron a explicar que llevan más de una década buscando un lugar donde ubicar su sede. En la actualidad Aranzadi se encuentra en un inmueble cedido por la Fundación Zorroaga, donde paga un alquiler por su uso.

En abril de 2015 llegó a un acuerdo con el Estado para que le cediese el inmueble, junto al paseo de Txaparrene, utilizado en su día por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Aranzadi elaboró un proyecto básico para el traslado y reubicación en esas dependencias, pero dos años después, al parecer, aún falta un informe de patrimonio para que se materialice esta cesión.

Más