Goia dice que los Cuarteles son «una isla» entre desarrollos urbanísticos

El alcalde advierte al subdelegado del Gobierno de la «trascendencia» de estos terrenos para la ciudad

J. F. M. SAN SEBASTIÁN.

Eneko Goia respondió ayer al subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, Guillermo Echenique, quien la víspera había restado «trascendencia urbanística» al traslado de los Cuarteles de Loiola. El alcalde recordó que este destacamento militar es «como una isla» entre los desarrollos urbanísticos de los últimos años a lo largo de la vega del Urumea, el «único espacio» por el que la ciudad puede seguir creciendo y, por tanto, una parcela de «enorme trascendencia».

Precisamente, la salida del Ejército de este emplazamiento es una de las históricas demandas del Ayuntamiento y tema central de la reunión mantenida por Goia el pasado día 4 con la ministra de Defensa, Margarita Robles, de la que el regidor jeltzale salió «decepcionado».

La posición del alcalde es que el consistorio está dispuesto a negociar con el ministerio la compra de los terrenos. Si se pone como condición de esta negociación que el Ayuntamiento proponga un solar alternativo para reubicar las dependencias militares dentro de la ciudad, Goia señala a Zubieta donde el Gobierno de España (el Ministerio de Interior) tiene una parcela ociosa de 28 hectáreas de extensión, en la que ya se ha gastado 16 millones de euros, para construir -según las últimas informaciones- un Centro de Inserción Social (CIS) sustitutivo de la cárcel de Martutene, que no requeriría ni una hectárea de superficie para hacerse realidad.

Eliminar el Sagrado Corazón

Goia también se refirió ayer a la petición de Irabazi para que se abra un proceso participativo sobre el futuro de la escultura del Sagrado Corazón que corona el monte Urgull porque fue construido «por mano de obra esclava del franquismo», según la iniciativa de la plataforma formada por Ezker Anitza-IU, Equo e independientes.

«En efecto, fue construido e instalado en periodo franquista y es un símbolo religioso, pero como muchos otros que hay en la ciudad y que hay que observar desde una explicación histórica, desde lo que se hacía en una época», argumentó el alcalde, quien dijo que «sacar a la luz un debate en esos términos es caer en excesos porque entre la ciudadanía no existe esta demanda y hoy en día el monumento está integrado en el 'skyline' donostiarra».

Respecto a la otra petición que Irabazi elevará al próximo Pleno, la retirada de la Medalla de Oro que la ciudad concedió en su día a Federico Silva Muñoz, ministro de Obras Públicas entre 1965 y 1970, Goia aseguró no tener «inconvenientes» para analizarlo y subrayó que su postura es «abierta estudiar» y «debatir» sobre esta cuestión. El regidor recordó, eso sí, que en su momento ya se debatió una solicitud en este sentido y finalmente fue rechazada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos