El gobierno se abre a negociar con el PP una subida moderada del impuesto de circulación

Atasco en San Sebastián. /Lobo Altuna
Atasco en San Sebastián. / Lobo Altuna

El concejal de Hacienda, Dominguez-Macaya, expresa la disposición de PNV-PSE a pactar un recargo de hasta el 50% en el IBI a los pisos vacíos

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA

El concejal de Hacienda, Jaime Dominguez-Macaya, avanzó ayer en comisión las intenciones del gobierno municipal para el Pleno del día 26 en el que se aprobarán las ordenanzas fiscales de 2020. El delegado jeltzale avanzó su intención de negociar con el PP una subida moderada del impuesto de circulación, para el que el ejecutivo local plantea un incremento del 1,5% mientras que los populares apuestan por un aumento del 0,5% con diferentes bonificaciones para vehículos híbridos y eléctricos.

Si son capaces de transaccionar una enmienda conjunta, lo más previsible es que el aumento de la presión fiscal para los conductores sea de un 1%, si bien aún es pronto para aventurar el resultado de las conversaciones entre PNV-PSE y PP. Sobre la mesa estarán también las bonificaciones en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) para aquellas empresas que amplíen su plantilla de trabajadores, apartado en el que el gobierno municipal parece dispuesto a aceptar los planteamientos del partido que encabeza Borja Sémper.

Dominguez-Macaya hizo un guiño a los otros dos partidos de la oposición, con quienes se mostró dispuesto a sentarse a hablar sobre al menos ocho de sus enmiendas, alguna de ellas coincidentes. Es el caso de la referida al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), en la que tanto EH Bildu como Elkarrekin Donostia abogan por elevar al 150%, máximo legal permitido, el recargo a las viviendas vacías. El edil del PNV aseguró que «aceptaríamos hasta un 50%», lo que supone el doble del 25% actual y casi un tercio más del 35% propuesto por el gobierno municipal.

«El incremento de la presión fiscal en un 1,5% nos permitirá recaudar 1,7 millones más durante el próximo ejercicio»«

El responsable de Hacienda se comprometió a «estudiar a fondo» la enmienda de Elkarrekin Donostia sobre Plusvalías, impuesto para el que la formación morada pide un incremento del 2% y eliminar las bonificaciones no justificadas para personas herederas de inmuebles que no sean su residencia habitual.

También abrió la puerta a llegar a un pacto sobre un mayor aumento de la tasa de utilización privativa y aprovechamiento del dominio público para las máquinas de 'vending' o venta automática, para las que Elkarrekin Donostia reclama una subida de un 5%.

No podemos aprobar propuestas normativas sin garantías jurídicas porque no dejaría de ser un brindis al sol»

Dominguez-Macaya mostró asimismo su predisposición a «acercar posturas» con este grupo para contener el aumento anunciado del 1,5% de la tasa de reserva de plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida.

Fuera de la legalidad

El edil jeltzale admitió que «nos habría gustado aceptar» varias iniciativas de EH Bildu que no han superado el filtro de los servicios jurídicos de Ijentea. Y puso dos ejemplos: la bonificación en la tasa que pagarán los andamios por lucir publicidad distinta a la de la empresa constructora si el anuncio está en euskera y la rebaja del 90% en el impuesto de Plusvalías para los titulares de comercios que lo traspasen a un familiar directo. «Me da pena que no se ajusten a la legalidad, pero no podemos aprobar normas sin garantías jurídicas porque no dejaría de ser un brindis al sol», argumentó. Esta circunstancia afecta en total a una docena de iniciativas de la oposición.

La coalición abertzale sí tendrá opciones de negociar con PNV-PSE otras enmiendas como la que propone bonificaciones en el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) para la adaptación de viviendas ocupadas por personas con discapacidad.

Según los cálculos realizados por los técnicos del Ayuntamiento, las enmiendas y proposiciones normativas de EH Bildu apenas supondrían variación en la recaudación propuesta por el gobierno municipal, las de Elkarrekin Donostia reducirían en medio millón los ingresos previstos y las del PP los rebajarían en 1,5 millones. «Esto es importante saberlo, porque los servicios los tenemos que pagar», puntualizó Dominguez-Macaya, quien cuantificó en 1,7 millones el dinero de más que entrará en las arcas municipales con el proyecto de ordenanzas fiscales presentado por el ejecutivo de Eneko Goia. Los impuestos y tasas suponen un 50% de los ingresos corrientes del Ayuntamiento.