Los okupas del gaztetxe de la Parte Vieja no permiten revisar si tiene amianto

El edificio de la calle Campanario de la Parte Vieja lleva seis semanas ocupado./PEDRO MARTÍNEZ
El edificio de la calle Campanario de la Parte Vieja lleva seis semanas ocupado. / PEDRO MARTÍNEZ

Los técnicos de la empresa contratada por el Ayuntamiento han intentado acceder en tres ocasiones y van a tener que entregar su informe sin analizar el inmueble. Los servicios jurídicos municipales analizan cómo proceder para poner fin a la ocupación ilegal

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

Los ocupantes del edificio municipal convertido en gaztetxe de la calle Campanario han impedido en tres ocasiones que la empresa contratada por el Ayuntamiento para hacer un inventario de inmuebles municipales con amianto pudiera acceder y realizar su trabajo. Un grupo de jóvenes de la Parte Vieja de San Sebastián tomaron el edificio por las bravas el pasado 2 de septiembre. El alcalde, Eneko Goia, dijo ayer que el gobierno municipal analiza con los servicios jurídicos la forma de proceder para recuperar el control de un solar destinado en el Plan de Vivienda a apartamentos para mayores.

La concejala de Medio Ambiente, Ane Oyarbide (PSE), explicó que el gobierno municipal contrató hace unos meses los servicios de la empresa Dinam, tras la aprobación en el Pleno del Ayuntamiento de San Sebastián, a propuesta de EH Bildu, de una moción que reclamaba un programa para «retirar el amianto presente en edificios o parcelas municipales». Esta compañía, según explicó Oyarbide, está realizando un inventario de inmuebles públicos en los que esté presente el amianto, un material peligroso si se encuentra en mal estado o se manipula sin las debidas condiciones. El trabajo se realiza en dos fases; una primera que analiza los 74 inmuebles sobre plano; y una segunda, en el que se efectúa un análisis de campo, «visitando uno a uno los inmuebles para comprobar la presencia del amianto y su estado». Si se detectara amianto en mal estado la empresa actuaría de forma urgente para su retirada, algo que «no ha ocurrido en ninguno de los edificios», afirmó Oyarbide.

Análisis jurídico

Los servicios juridicos municipales analizan con los del Gobierno Vasco qué procedimiento utilizar para recuperar el control de un bien público «utilizado de forma privativa por unos particulares», según dijo Eneko Goia hace un mes.

El caso es que para completar el inventario y entregar el trabajo al Ayuntamiento solo falta por comprobar el estado del edificio de la calle Campanario número 2, un inmueble ocupado por un grupo de jóvenes de la Parte Vieja desde el pasado 2 de septiembre y convertido en gaztetxe ('Kijera Gaztetxea'). La concejala afirmó que los técnicos de Dinam han intentado este mes acceder al interior en tres ocasiones para realizar su trabajo «y no les han dejado entrar». «En la primera de las visitas se les dijo que tratarían el tema de su acceso o no al edificio en la asamblea que iban a llevar a cabo. Ante el 'no permiso' posterior deducimos que la asamblea acordó no dejarles pasar a los técnicos en los dos intentos siguientes», añadió Ane Oyarbide.

Dinam comunicó lo sucedido al director de Medio Ambiente del Ayuntamiento para que el consistorio donostiarra entienda que entregará el informe solicitado con la salvedad de no haber podido estudiar el edificio de la calle Campanario.

Interpelaciòn del PP

La llamativa situación de este inmueble municipal fue tratada en las comisiones municipales del Ayuntamiento que tuvieron lugar el lunes. El PP interpeló por segunda vez sobre la cuestión -también lo hizo en septiembre- para conocer las «razones o motivos por los cuales el gobierno municipal no ha dado orden de desalojo de este inmueble». La portavoz del grupo, Miren Albistur, se preguntaba textualmente: «¿por qué hace el gobierno municipal dejación de sus funciones ante un colectivo que está ocupando ilegalmente una propiedad privada de titularidad municipal?». El encargado de responder fue el concejal de Seguridad, Martin Ibabe (PNV), quien explicó que los servicios jurídicos municipales analizan junto a los autonómicos cuál es el mejor modo de proceder para recuperar el control de un edificio que es de titularidad municipal, pero «afecto al Departamento de Educación del Gobierno Vasco». Esta peculiaridad puede llevar a que los letrados recomienden que sea el organismo autonómico y no la administración municipal quien impulse la eventual evacuación.

Cronología

2 de septiembre.
Un grupo de jóvenes aprovecha la jornada de regatas para ocupar un edificio municipal, en la calle Campanario, sin uso desde hace una década. En su día fue utilizado por la ikastola Orixe y el inmueble sigue afecto a usos del Departamento de Educación del Gobierno Vasco.
836 metros cuadrados.
El edificio tiene cuatro plantas (tres más ático) con 238 m2 por piso. El nivel de calle es el único en uso por parte del hogar del jubilado Kai Alde.

La concejala popular insistió en sus críticas: «Entonces, ¿no hay forma de actuar?, ¿mientras Educación no diga nada, el Ayuntamiento no piensa hacer nada con el edificio?», repreguntó Albistur. La respuesta de Ibabe fue similar a la que ofreció ayer el alcalde, Eneko Goia, al ser preguntado en una rueda de prensa: «Queremos defender los intereses municipales de la manera más adecuada y por eso tenemos que esperar a ver qué dicen los servicios jurídicos. La cuestión no es tan sencilla. Tratamos de recuperar ese bien con las mayores garantías legales posibles».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos