1903. La «galanura, gallardía y airosa belleza» del Chofre

El coso del Chofre estaba sobre un montículo no alejado del mar. / KUTXATEKA / FONDO MARÍN / PASCUAL MARÍN
El coso del Chofre estaba sobre un montículo no alejado del mar. / KUTXATEKA / FONDO MARÍN / PASCUAL MARÍN

Hace 115 años, con la lidia extraordinaria de nueve astados, se inauguró la plaza de toros del barrio de Gros

MIKEL G. GURPEGUI

No queremos dejar pasar una efemérides local, de la que daban cuenta los periódicos de hace 115 años. La víspera, el 9 de agosto del año 1903, se había vivido un acontecimiento del quel el diario 'La Constancia' informaba así...

«La plaza, llena y brillante. En el palco presidencial el Rey con los príncipes de Mónaco y Asturias; presidente efectivo el señor Giménez. Espadas Mazzantini, Bomba, Montes y Lagartijo, toros de Ibarra. Con estos elementos nada de particular tiene que la corrida fuera buena y dejara satisfechos a los aficionados».

Sí, se había inaugurado el coso taurino del Chofre, promovido en el barrio de Gros desde 1901 por la sociedad Nueva Plaza de Toros de San Sebastián S.A. Y cundía el entusiasmo. Por ejemplo, en textos como el que publicaban tal día como hoy en 'El Pueblo Vasco'...

«La plaza de toros estuvo magnífica. Llena hasta los topes; cuajada de mujeres en palcos, gradas y hasta en las talanqueras. Los tendidos presentaban un admirable golpe de vista y el nuevo edificio, que por su galanura, gallardía y airosa belleza es honra de San Sebastián, gustó extraordinariamente. Faltó un poco de sol, es cierto, pero los bordados que remataban los palcos, de todas maneras, son primorosísimos».

Un toro 'de guagua'

«Para que nada faltase, S. M. el Rey -se trataba de Alfonso XIII- y los Príncipes honraron la primera corrida de la temporada. ¿Hemos de decir que la recordaremos siempre? La empresa de los toros nos ofreció una fiesta excelente; además su generosidad supo darnos un toro de guagua».

La expresión 'De guagua' quería y quiere decir 'de balde', gratis. Y es que, en aquel clima de euforia, a los ocho toros anunciados se sumó un noveno, el sobrero, al que toreó el novillero Bernalillo.

Para la historia quedó también que el primer astado que pisó el ruedo del mítico Chofre fuese 'Caparrota', «negro, buen mozo, bien colocado de defensas», según la crónica de 'El Pueblo Vasco', que destacaba que el diestro Luis Mazzantini, «que encontró al bicho bravo, noble y acudiendo, le ofreció una faena de muleta inteligente, sosegada, con adornos abundantes y serenidad completa, metiendo a continuación media estocada superior en lo alto, otra un tantico delanterilla y una entera hasta los guantes, cayendo sin puntilla el noble bruto».

En el diario local de la competencia, 'La Constancia', resumían aquella histórica corrida del 9 de agosto de 1903 de la siguiente manera...

«Los maestros, trabajadores: Mazzantini haciéndolo muy bien a pesar de su cuerpo; Lagartijo, Montes y Bombita dando muestras de gran valor con los capotes y desiguales matando. Los picadores... de todo hubo. Banderilleros y peones cumpliendo. Los Ibarras, pequeños en general, pero de un poder tremendo y muy bien formados. La presidencia y dirección de plaza, bien».

 

Fotos

Vídeos