Un exclusivo baño de cultura vasca

La azotea del nuevo hotel de la plaza de Lasala, ayer durante el llenado de la piscina./SARA SANTOS
La azotea del nuevo hotel de la plaza de Lasala, ayer durante el llenado de la piscina. / SARA SANTOS

La terraza-piscina de Lasala Plaza, a punto para recibir a los primeros clientes del hotel

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

Pasen y vean. Vean y pasen envidia. El nuevo hotel de la plaza de Lasala se prepara para recibir la próxima semana a sus primeros clientes. El establecimiento de la Sade cuenta con una terraza-piscina de uso exclusivo para huéspedes que ya está lista.

Desde la azotea, a la que ayer accedió un fotógrafo de este periódico durante las labores de llenado del vaso, pueden disfrutarse vistas panorámicas de la Parte Vieja, el Ayuntamiento, el Náutico y la bahía de La Concha. Mesas, sillas, hamacas y sombrillas completan este servicio del alojamiento, que tendrá cuatro estrellas y 58 habitaciones.

El miércoles se celebrará una fiesta de inauguración en la que se desvelará la decoración elegida, que será de estilo clásico con el mar como protagonista. Como ya adelantó DV, cada una de las seis plantas de este 'art hotel' estará dedicada a un museo guipuzcoano, lo que permitirá recorrer la relación de la ciudad con el mar a través de la historia y la cultura.

Desde la azotea hay vistas panorámicas de la Parte Vieja y la bahía de La Concha

Desde la planta baja, los museos que tendrán una planta dedicada en son Oiasso, San Telmo, Albaola, el Castillo de la Mota, Museo Naval y el Aquarium. De esta forma, comenzando por el siglo I AC y la importancia del puerto de Oiasso, la ambientación del hotel permitirá conocer la historia de la pesca, la construcción naval y los oficios del mar en la costa guipuzcoana a través de fotografías, litografías, grabados, piezas de exhibición y paneles informativos.

Con la intención de «respetar al máximo» la esencia del edificio, construido en 1917, la decoradora Luisa López ha apostado por el estilo neoclásico francés, que es considerado moderado, con líneas geométricas depuradas y diseños equilibrados, y lo ha actualizado. «Tanto los revestimientos como el mobiliario y los accesorios se han ajustado a esta línea, con el propósito de crear ambientes confortables», explican desde la empresa propietaria.

Una de las obras características del hotel será la escultura creada por Javier Zubiria que se instalará en el hall y que mostrará trece enormes remos, en referencia a los tripulantes de una trainera. Los remates de las puertas de las habitaciones también recordarán la silueta de un remo.

El establecimiento de la Sade se inaugura el miércoles decorado con sabor marinero

En cuanto a los materiales, predominan las maderas nobles, los mármoles, el alabastro, la plata y el cobre, que se ha utilizado tanto en la cubierta superior y en las perfilerías de los ventanales como en gran parte de la señalética del hotel. Entre los textiles, López ha optado por el terciopelo, la lana y el algodón, en tonos azules y cremas, para los revestimientos de paredes, tapizado del mobiliario o la lencería de la cama. Además, los colores elegidos son «suaves», desde los ocres a los azules, con algunas pinceladas en gris y negro.

Los primeros huéspedes llegarán el viernes, con reservas confirmadas desde países tan lejanos como Japón, Australia o Estados Unidos. Nueve de cada diez clientes son extranjeros y han contratado habitaciones de gama alta. Lasala Plaza estará atendido por un equipo de 45 personas, en su mayoría jóvenes autóctonos y con experiencia en hoteles boutique o de lujo, con el también donostiarra Mikel Zaldua al frente en el puesto de director.

Para afianzar su apuesta por ofrecer una «vivencia única» a sus huéspedes y de paso atraer a la clientela local, el restaurante La Jarana contará con acceso directo e independiente desde la calle Mari y una cocina «de toda la vida» bajo la batuta del chef Ander González, del Astelena 1997. Habrá unos escalones a modo de graderío de frontón que invitarán a cruzar la puerta, pedir y sentarse. Y el turista se podrá integrar también en las costumbres de los donostiarras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos