Detenido tras intentar atracar con un destornillador un estanco de Donostia

Detenido tras intentar atracar con un destornillador un estanco de Donostia

El arrestado irrumpió en el local y amenazó al propietario, quien evitó el robo al activar el sistema de alarma del establecimiento

EL DIARIO VASCO

La Ertzaintza detuvo el pasado sábado a un hombre acusado de intentar atracar un estanco de Donostia, según ha informado este lunes el Departamento de Seguridad. El arrestado irrumpió en el local y amenazó con un destornillador al propietario, quien evitó el robo al activar el sistema de alarma del establecimiento. Poco después, una patrulla de la Policía vasca localizó al sospechoso en las inmediaciones del estanco y procedió a su arresto.

El intento de robo se produjo a la una de la tarde del pasado sábado, en un estanco del barrio de Intxaurrondo. Según la víctima, un individuo irrumpió en el establecimiento aprovechando que el propietario se encontraba sólo y tras sacar un destornillador de una de las mangas de su chaqueta le amenazó con él.

La víctima rápidamente accionó el sistema de alarma del local frustrando el robo y obligando al asaltante a huir. La premura en abandonar el local no evitó que amenazara de muerte al estanquero.

Poco después, una patrulla de la Ertzaintza se personó en el establecimiento y tras recabar la descripción del autor facilitada por la víctima inició su búsqueda. Los agentes localizaron muy cerca del establecimiento asaltado a un varón cuya descripción coincidía con la del sospechoso por lo que procedieron a su identificación y posterior arresto, al comprobar durante el cacheo que el sospechoso portaba un destornillador escondido en la manga de su chaqueta.

El detenido, de 38 años de edad y con antecedentes policiales, fue trasladado a dependencias de la Ertzaintza para realizar las correspondientes diligencias. Una vez finalizadas fue puesto a disposición judicial.

En los últimos meses se han producido varios atracos a estancos en Gipuzkoa. Los estanqueros guipuzcoanos están habituados a «tomar precauciones», son conscientes de que «el tabaco es atractivo para los ladrones porque lo pueden vender fácilmente en el mercado negro». Uno de los últimos casos más sonados se produjo en un establecimiento del barrio donostiarra de Amara, en la que la dueña del local logró desarmar a una persona que pretendía robarle con una pistola.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos