Se desconoce el coste de arreglar el 'Ecce Homo' donostiarra

Se desconoce el coste de arreglar el 'Ecce Homo' donostiarra

El Ayuntamiento de San Sebastián esperará a tener los informes de los especialistas para presupuestar el trabajo y sacar la rehabilitación de las farolas a concurso

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento está a la espera de conocer los informes histórico-artísticos para evaluar el coste de rehabilitar los escudos de las farolas del puente Santa Catalina, las pinturas que recuerdan al célebre 'Ecce Homo' aragonés. Tras el shock que causó en los despachos municipales saber que la empresa que recuperó las luminarias había vuelto a repintar fallidamente sin permiso municipal los escudos heráldicos, el gobierno trató ayer de quitar hierro a una polémica que enmarcó en un «exceso de celo» y en el «voluntarismo» de la contrata, según señaló el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos.

El revuelo que se montó con esta especie de 'Ecce Homo donostiarra' llevó ayer al gobierno local a tener que dar explicaciones ante varias cadenas de televisión, que pusieron sus trípodes en el puente María Cristina y dirigieron a Ramos un «qué ha pasado aquí». El edil explicó lo ya relatado por DV en la edición de ayer: la empresa Freyssinet, sin permiso ni conocimiento municipal, trató por su cuenta de enmendar un fallido repintado de los escudos heráldicos ubicados en la base de las farolas del puente. Cuando el ejecutivo local advirtió que alguien -el miércoles a primera hora de la mañana no sabía quién estaba coloreando estos elementos- volvía aplicar pintura a los escudos se llevó las manos a la cabeza porque su intención es que esta labor la realizasen especialistas apoyados en un asesoramiento de expertos que están siendo consultados desde hace semanas.

Ramos comprendió el afán de la empresa contratada en su día para rehabilitar las farolas y su «voluntarismo» por recuperar los colores originales de los escudos, pero explicó que el gobierno municipal tiene otros planes para que sean otros agentes quienes se encarguen de este trabajo. El edil reconoció abiertamente que «no sabíamos» quién procedía desde hacía días al repintado de los escudos; opinó que se había producido un «exceso de celo» por rematar una faena que se le había encargado en el marco de una intervención mayor; y señaló que probablemente no se abra expediente sancionador a la vista de que «no ha habido intención de estropear nada» y los escudos son «totalmente recuperables». Cuando el Ayuntamiento recabe todos los informes, presupuestará la intervención definitiva y sacará la rehabilitación a concurso.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos