La cuenta general de 2017 se aprueba con 3,5 millones de euros de superávit

Eneko Goia, en su comparecencia de ayer./I. A.
Eneko Goia, en su comparecencia de ayer. / I. A.

El Ayuntamiento cerró el ejercicio de este año con una reserva de 20,3 millones para posibles imprevisto y con un nivel de deuda del 33,9%

Dani Soriazu
DANI SORIAZUSAN SEBASTIÁN.

La Junta de Gobierno Local aprobó ayer definitivamente la cuenta general de 2017. El Ayuntamiento y sus organismos autónomos, sociedades anónimas y Entidades Públicas Empresariales cerraron el ejercicio de este año con un superávit de 3,5 millones de euros, manteniendo la senda de la estabilidad presupuestaria y de la sostenibilidad financiera.

Así lo anunció ayer en rueda de prensa el alcalde, Eneko Goia, quien también informó de la aprobación del Informe de la Intervención General sobre el Cumplimiento de los Objetivos establecidos para 2017 de estabilidad presupuestaria, deuda, regla de gasto y periodo medio de pago a proveedores.

Cuenta general 2017

Detalles
Superávit
de 3,5 millones de euros.
Reserva
de 20,3 millones de euros para posibles anulaciones de ingresos pendientes de cobro.
Nivel de deuda
del 33,9% de los ingresos ordinarios consolidados, por debajo del 75% establecido.
Pago a proveedores
se realiza a 30 días, lejos del periodo límite establecido de 60 días.
Gasto
de 278.161.137,33 euros en 2017, cifra menor al Límite de Gasto Computable establecido.

La cuenta general incluye al propio Ayuntamiento; a los organismos autónomos Donostia Kirola, Escuela de Música y Danza, y DonostiaTik; a las sociedades anónimas Anoeta Kiroldegia, Servicios Funerarios, Sociedad de Fomento, Eguskitza, dBus, Balneario, Donostia Turismo, San Telmo y Victoria Eugenia; y a las Entidades Públicas Empresariales Donostia Kultura y Etxegintza.

Goia recordó que, además del superávit, el Ayuntamiento cuenta con una Reserva de 20,3 millones para posibles anulaciones de ingresos pendientes de cobro. Asimismo, apuntó que el consistorio y sus entes dependientes han cumplido todos los objetivos establecidos para 2017.

En este sentido, en lo que a la estabilidad presupuestaria se refiere, Goia explicó que «se estableció como objetivo el déficit cero, y se ha logrado cerrar el año con superávit». Asimismo, el nivel de deuda se situó en 2017 en el 33,9% de los ingresos ordinarios consolidados, muy por debajo del 75% que marca el límite legal establecido.

No fue el único apartado en el que el consistorio pasó con buena. En el de gasto hizo un desembolso de 278.161.137,33 euros, cifra menor al Límite de Gasto Computable establecido -situado en los 285.398.570,24 euros-, cumpliendo así con la Regla de Gasto. Además, el Ayuntamiento y sus entes pagaron a sus proveedores a 30 días, muy lejos del periodo limite establecido de 60 días.

Estas cuentas se someterán al dictamen de la Comisión Especial de Cuentas, en la que están todos los grupos municipales, y al Pleno ordinario del mes de julio, tras el que se remitirán al Tribunal Vasco de Cuentas Públicas. Goia destacó que «la situación financiera del Ayuntamiento es buena y su nivel de solvencia a medio plazo es muy alta, lo que nos permite hacer frente a las necesidades municipales existentes».

Desviaciones al alza

Las cifras aportadas ayer por el alcalde coinciden con las ya anunciadas por el concejal de Hacienda, Jaime Dominguez-Macaya, el pasado mes de marzo, cuando anunció los datos de la liquidación del Presupuesto 2017. En aquella cita, el responsable de la Hacienda local explicó que la cifra global del superávit corriente se obtiene de múltiples desviaciones al alza o a la baja de ingresos y gastos respecto a lo que estaba presupuestado.

Así, destacó que se produjeron mayores ingresos de lo esperado en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) por valor de 1,7 millones de euros, y también en el Impuesto de Construcción y Obras (ICIO), por el montante de 1,4 millones de euros, lo que se explica por el despegue de la economía tras la crisis.

También recordó que 2017 ha sido el ejercicio en el que el Ayuntamiento ha recibido el mayor importe de su historia del Fondo Foral de Financiación Municipal (127,5 millones de euros), lo que representa el 45,5% del total de ingresos ordinarios de la administración. En cuanto a ingresos extraordinarios, el Ayuntamiento ingresó 16,3 millones de euros menos de lo presupuestado, fundamentalmente por la menor venta de parcelas (15,2 millones).

 

Fotos

Vídeos