Cubos de cristal para acceder al metro y al centro comercial de Easo-Aldapeta

Perspectivas. El nuevo espacio comercial visto desde la calle Easo de día, iluminado de noche, y desde una vista aérea que permite apreciar las zonas transitables públuicas del parque y de la cubierta./
Perspectivas. El nuevo espacio comercial visto desde la calle Easo de día, iluminado de noche, y desde una vista aérea que permite apreciar las zonas transitables públuicas del parque y de la cubierta.

El Ayuntamiento comienza a tramitar el plan especial que definirá los cambios urbanísticos en la zona

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

Cuatro cubos de cristal emergerán de la cuesta de Aldapeta para mostrar los tres o cuatro grandes comercios que se ubicarán en este espacio y que compartirán acceso con la boca de la estación de Metro La Concha. El Ayuntamiento ha comenzado a tramitar el plan especial que ordenará urbanísticamente esta zona donde se encuentran la calle Easo y la cuesta de Aldapeta y que comenzará a transformarse el año que viene. Uno de los principales cambios respecto a lo que se barajaba hasta ahora será la entrada de vehículos al parking subterráneo, que ya no se realizará desde Urdaneta sino desde las calles Easo y Manterola.

Si durante la última década las transformaciones en Amara Viejo han girado en torno a la plaza Arroka, los cambios, conforme avanza la operación San Bartolomé, pivotarán a partir de ahora hacia Aldapeta. La subida hacia Aiete no habrá quien la conozca dentro de poco tiempo. Entre otras cosas porque la calzada solo servirá para bajar hacia el Centro. El muro y la fachada norte del antiguo convento, en lo alto del cerro, serán las únicas referencias visuales que se mantendrán. Todo lo demás remitirá a una nueva ciudad que ha comenzado a desarrollarse a partir del proyecto de regeneración de Amara Viejo.

Datos

8.040 metros cuadrados es la superficie total construida del espacio comercial
( 6.200-7.000 m2 alquilables) bajo los jardines de Aldapeta.
313
plazas de aparcamiento. El complejo tendrá 9 plantas, cuatro sobre rasante y cinco de sótano (4 de parking).

En estos momentos se construyen los últimos tres bloques de viviendas en Aldapeta, junto a la edificación del nuevo hotel Catalonia, y a partir de la aprobación de este plan especial arrancará la transformación del talud ajardinado que antaño daba acceso al antiguo colegio de la Compañía de María y bajo cuyo plano inclinado se incrustará el nuevo espacio comercial.

La parcela, según explica el plan especial, tiene una superficie de 3.794 m2 y un desnivel de 27 metros entre la calle Easo y el antiguo convento. Fue una modificación del Plan General promovida en la anterior legislatura, bajo el mandato de Juan Karlos Izagirre (Bildu), la que introdujo estos cambios y dio lugar al surgimiento de este espacio comercial bajo los jardines de la cuesta de Aldapeta, la transformación del antiguo convento en un hotel, y el traslado la edificabilidad residencial a la calle Easo (edificio que hoy se construye en el encuentro con la calle Estella/Lizarra).

Lo que se ha venido en denominar un centro comercial es, en términos estrictos, un espacio de 8.040 m2 de techo para albergar «un programa terciario comercial» que, en realidad, va a estar muy alejado de lo que se considera un centro comercial al uso, con muchas tiendas y amplios espacios comunes, según explicó el gerente de la promotora San Bartolomé Muinoa, Martin Arregui. La idea que se va a plasmar en Easo-Aldapeta es la misma que ahora se hace realidad en la Bretxa: reducción del número de operadores comerciales, aumento del tamaño de las tiendas, aprovechamiento de espacios, y minimización de las superficies comunes. Si en el Boulevard se va a pasar de más de 20 tiendas a solo 6-8 comercios, en Easo solo habrá «tres o cuatro grandes locales comerciales». Uno de ellos se da casi por hecho que será un supermercado gestionado por una gran firma distribución -Mercadona es una de las compañías con las que se negocia, pero en este local se han interesado todas las grades empresas de alimentación presentes en la ciudad-, aunque el proceso de comercialización puede dar alguna sorpresa y finalmente ser adjudicado a otro operador.

Nueve plantas

El edificio tendrá nueve plantas, cuatro sobre rasante y cinco bajo la calle, de las que cuatro serán de aparcamiento (entre la -2 y la -5). Un «prisma acristalado» en la esquina de Easo con Aldapeta será el acceso peatonal principal a un vestíbulo que dará entrada al espacio comercial y a la estación de Metro cuyas escaleras mecánicas conectarán con el primer sótano del nuevo complejo, lo que ahorrará el tener que construir una boca de acceso en plena calle.

Una de las tiendas, la que en el propio planeamiento se define como «supermercado», ocupará el primer sótano y la planta de calle, un segundo local tendrá acceso desde la cuesta de Aldapeta y tendrá su desarrollo en la primera planta, y habrá nuevos locales comerciales en la segunda y tercera planta a los que se llegará desde un acceso que se abrirá por Easo. Parte de la tercera planta, y sobre todo la cuarta, se destinará a instalaciones. Dos núcleos de comunicaciones verticales, en los dos lados opuestos del edificio, resolverán los desplazamientos de mercancías y personas desde los sótanos del aparcamiento hasta la última planta del complejo.

Desde el exterior se verán emerger del talud verde «tres volúmenes retranqueados de pequeña dimensión resueltos en el anteproyecto como prismas acristalados con cubiertas planas de uso público». Esta solución arquitectónica busca «un contraste entre las superficies ajardinadas del parque, la presencia pétrea del muro de San Bartolomé y la ligereza de las superficies acristaladas que permiten la visualización de la actividad interior» del complejo comercial.

El acceso rodado al complejo comercial ha vuelto a la idea inicial de entrada por la calle Easo y Manterola, que fue orillada después por el planteamiento de una rampa de acceso desde una calle Urdaneta cambiada de sentido de circulación.

El plan especial plantea que los vehículos tengan un primer acceso desde la calle Easo, una rampa que solo será de entrada (no de salida) y que tendrá un diseño similar al acceso a la estación de autobuses, con la barrera al final de una larga rampa para evitar que se forme en la calle una cola de vehículos en espera. Por otro lado, desde la calle Manterola, en el lateral del edificio de la Audiencia Provincial, se plantea un segundo acceso tanto para coches como para los vehículos de carga y descarga. Estos últimos accederán enseguida a un espacio propio mientras que los coches que vayan al centro comercial recorrerán unos metros bajo la cuesta de Aldapeta antes de entroncar con la rampa de acceso al segundo sótano (primera planta del parking). La salida de los coches del complejo comercial se realizará por una rampa independiente que desembocará en la calle Triunfo.

Una vez se apruebe el Plan Especial en el Ayuntamiento, se tramitarán las licencias para llevar a cabo las obras de este nuevo espacio comercial, unos trabajos que podrían comenzar el verano que viene. Para entonces ya se conocerán las firmas comerciales que abrirán tienda en Aldapeta. Los operadores que paguen más renta y a más largo plazo son los que se llevarán el gato al agua. Y quizás después San Bartolomé Muinoa (37% en manos del Ayuntamiento) venda la titularidad del centro comercial a un fondo inmobiliario. Será entonces el momento de hacer balance económico, social y urbanístico de una operación que le habrá cambiado el apellido a Amara Viejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos