El cruce Avenida-Urbieta se abre el viernes tras dos meses de obras

El cruce Avenida-Urbieta se abre el viernes tras dos meses de obras

Arana (PNV) explica que el traslado de la rejilla del parking de la plaza de Cervantes permitirá dar mayor seguridad a los motoristas, que tenían prohibido hacer el giro

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

Han sido poco más de dos meses de obras, pero las afecciones al tráfico han resultado tan graves que parece que el cierre ha durado más. El cruce entre la Avenida y la calle Urbieta volverá a abrirse este viernes, una vez concluyan las obras de traslado de la rejilla del parking de la plaza de Cervantes, un peligro para los motoristas en especial los días de lluvia.

Los trabajos sobre el terreno apuran los plazos anunciados en abril, cuando se cortó el acceso a Urbieta tanto desde la Avenida como desde la calle Miramar. El efecto dominó llegó hasta Easo, donde se colocó un cartel que autorizaba el paso hacia la Avenida solo a taxis y usuarios del parking subterráneo objeto de la reforma. Sin embargo, ya sea por desconocimiento, despiste u otras razones, son muchos los conductores que obvian la señal y siguen adelante, lo que a diario provoca frenazos, bocinazos y maniobras indebidas en la curva del hotel de Londres por culpa de quienes se encuentran con la rampa del parking como única vía de salida y deciden dar marcha atrás.

Uno de los retos de la ejecución era acometer el traslado de la rejilla sin clausurar el estacionamiento, que ha seguido funcionando con normalidad. En la entrada desde Easo se podía contemplar cómo los operarios abordaban la tarea desde la primera planta de sótano, lo que a su vez ha reducido el alcance de las afecciones en superficie. Hay un giro que ahora sí se permite: el del tráfico que llega desde la Avenida y conecta a la izquierda con la calle Urbieta, el punto exacto donde estaba la rejilla ahora movida de sitio. De momento las motos tienen prohibido realizar esta maniobra, una decisión que tomó -y mantiene- el Ayuntamiento ante la reiteración de caídas y accidentes que está en el origen de esta actuación.

A partir del viernes, cuando las vallas de obra desaparezcan y las máquinas abandonen el lugar, las distintas opciones de giro quedarán autorizados, algo que sin duda aliviará los problemas de congestión que en ocasiones se registran en este cruce y dará mayor seguridad a los motoristas, según explica la concejala de del PNV Pilar Arana. El traslado de la rejilla de ventilación del parking a la acera y la mediana de la Avenida tiene un coste de 180.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos