«Es como el funicular de Igeldo, pero gratis»