Los comerciantes de Garibay vuelven a reclamar la peatonalización de la calle

Toda la calle está destinada hoy al aparcamiento de residentes y de motos. / A.M.
Toda la calle está destinada hoy al aparcamiento de residentes y de motos. / A.M.

Recuerdan a Goia en un escrito que está incluida en el programa de gobierno PNV-PSE | El ejecutivo local analiza una decisión complicada por la dificultad de arbitrar una solución de aparcamiento para los residentes y las motos

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

La peatonalización de la calle Garibay de San Sebastiánes, desde hace más de un década, como el Guadiana. Ha aparecido y desaparecido de la agenda de los tres últimos alcaldes sin que se tomara ninguna decisión. Veinticuatro comerciantes, prácticamente todos los de la calle, se han agrupado para reclamar al Ayuntamiento de San Sebastián que convierta esta vía en un ámbito peatonal como la paralela Churruca. El gobierno municipal se halla en un aprieto porque lleva la medida en su programa, pero tiene que arbitrar una solución para los casi dos centenares de residentes y motos que aparcan allí.

La calle Garibay se ha convertido en un vial para aparcar vehículos de residentes y motos, y con pocas funciones de tráfico salvo para conducir a los coches a la calle Hernani. Una decisión tomada en la anterior legislatura -la eliminación de 137 plazas de OTA entre la avenida de la Libertad y el Boulevard- ha agudizado este carácter y la calle solo es recorrida hoy por los despistados que creen que encontrarán una plaza de estacionamiento regulado. En la actualidad el vial dispone de 130 plazas para motos -es el número de vehículos contabilizados ayer a mediodía por DV-, 56 para vehículos de residentes (5 de ellas en zona de carga y descarga) y 6 para vehículos de personas con discapacidad.

Los comerciantes de la calle comenzaron el año pasado a debatir sobre el asunto, al advertir que las ventas bajaban. Y llegaron a un consenso casi general en que era el momento de impulsar definitivamente la peatonalización. A finales de marzo se reunieron con la concejala de Movilidad, Pilar Arana, quien les reconoció que la medida está incluida en el programa del gobierno municipal (página 35), pero les comunicó que era difícil encontrar una alternativa de aparcamiento para las plazas que residentes y de motos que habría que eliminar. La responsable de Tráfico les remitió al alcalde, con quienes los comerciantes se reunirán en septiembre.

Los comerciantes no quieren que se quede como «una calle de segunda»

Dos de los promotores de la idea, Juan Arrúe y Francisco Oquiñena, registraron a finales de junio un escrito en el Ayuntamiento de San Sebastián dirigido al alcalde en el que, con la firma de 24 comerciantes de la calle Garibay, instan al gobierno municipal a que «retome el proyecto de peatonalización» incluido en su programa de 2015-19 y muestran su «voluntad de colaborar activamente» para hacerlo posible.

Oquiñena recordó a DV que una semana después de tomar posesión del cargo la propia concejala de Movilidad dijo en una entrevista que la próxima calle en peatonalizar sería Garibay. Este impulsor de la idea explica que no quieren que Garibay se quede como una calle de segunda fila. «Todas las calles del centro de la ciudad que se han peatonalizado han quedado fantásticas. No sabemos por qué no podemos tener el mismo estatus que Churruca, por ejemplo». Los comerciantes no han incorporado a su apuesta la construcción de un parking subterráneo bajo la calle, como se valoró en su día, pero creen que el asunto del aparcamiento puede tener solución porque, «según nos reconoció Arana, hay plazas libres en el parking de La Concha». No verían mal, incluso, que la peatonalización se extendiera a la calle Fuenterrabía -algo que en su día ya pidieron algunos comerciantes de esa calle-. «Sería fantástico que se creara otro eje peatonal entre Prim y el Boulevard a través de Fuenterrabía-Garibay». La idea cuenta, explican los promotores, con el apoyo de la Federación Mercantil de Gipuzkoa que, precisamente, tiene su sede en esta calle. Los comerciantes creen que la medida sería, además, una oportunidad para que el gobierno municipal reivindicara su apuesta por el pequeño comercio «ahora que solo se habla de su apoyo a la ampliación de Garbera».

Consideraron que los vecinos tendrán opiniones de todo respecto a la peatonalización «pero si a mí hoy me preguntasen dónde preferiría tener el portal, si en Churruca o en Garibay, yo no tendría duda. Te lo digo porque vivo en la calle San Martín, donde han ensanchado ahora las aceras y el cambio que hemos notado es sustancial».

El alcalde, Eneko Goia, consultado ayer por DV sobre la cuestión, asumió que, al ser una propuesta incluida en el programa de gobierno, «tenemos que tomar una decisión» no sin antes valorar las afecciones y las posibles soluciones de aparcamiento.

«Ellos saben que tienen que cumplir su programa de gobierno», apuntó Juan Arrúe, copropietario del restaurante Chin Chin, «lo que no sabemos es si lo harán en lo que queda de legislatura o el asunto saltará al siguiente mandato, después de las elecciones».

 

Fotos

Vídeos