El Fortuna vuelve al siglo XV

Dos tiradores, durante el II Trofeo Comas Auditores celebrado el pasado año en el Polideportivo Pío Baroja. / USOZ
Dos tiradores, durante el II Trofeo Comas Auditores celebrado el pasado año en el Polideportivo Pío Baroja. / USOZ

El club imparte una nueva modalidad de esgrima; la medieval o histórica |

Imanol Lizasoain
IMANOL LIZASOAIN

La sección de esgrima del Club Deportivo Fortuna continúa produciendo excelentes noticias para el deporte guipuzcoano. De la mano del maestro Igor Otaegui, que imparte clases todos los días de la semana en el Pío Baroja, los tiradores perfeccionan sus habilidades, superan sus miedos y esconden sus defectos para imponerse a sus adversarios. «Actualmente tenemos cerca de 120 alumnos y alumnas en el polideportivo Pío Baroja de San Sebastián. A ese centenar de chavales también tenemos que sumarles otros 20 del centro que tenemos en Irun. El rango de edad de la gente que practica este deporte es realmente amplio. Tenemos desde un niño de siete años hasta un señor de 63».

Ha habido un colectivo que a lo largo de los últimos años ha aumentado su presencia en las clases de esgrima que Otaegui imparte en Donostia. «Hemos notado un incremente considerable de mujeres en nuestras clases. Es una gran noticia. Antes apenas contábamos con una veintena y ahora la proporción entren hombres y mujeres está prácticamente al cincuenta por ciento».

Comas Auditores y Torneo Diputación de Gipuzkoa

Como ocurre en todos los deportes, la competición es algo imprescindible a la hora de practicar cualquier disciplina. Por ello, Fortuna tiene marcadas en al agenda dos fechas realmente importantes para sus intereses deportivos. «Por un lado tenemos el Trofeo Comas Auditores, que se celebra el próximo 2 de marzo, puntuable para el ranking oficial de Euskadi, pero abierto a participantes de otras provincias y países. Esperamos cerca de cien personas».

Unas semanas más tarde (30 de marzo), llega a Donostia el Torneo Diputación Foral de Gipuzkoa. «Se compite en la modalidad de sable y están invitadas las selecciones de Francia, Chile o México, además de los mejores tiradores del Fortuna».

Otaegui y el Club Deportivo Fortuna también han introducido una nueva modalidad en sus clases. Se trata de la esgrima medieval o histórica. La esgrima histórica es un arte marcial occidental nuevo, aunque sea en realidad una disciplina marcial muy antigua. Nuevo porque la esgrima tradicional, aquella que los profesionales de las armas del pasado transmitían a sus alumnos, se perdió completamente en el siglo XVIII, cuando las armas de fuego acabaron por hacer inútil la espada como arma principal del guerrero, proceso que tuvo su comienzo durante el Renacimiento y que acabaría relegando la esgrima a una disciplina de sala y, ya en el siglo XX, a deporte. Hoy, este resurgimiento de la esgrima entendida como arte y no como deporte, es una realidad. «Se trata de una modalidad que está bastante en auge. Nosotros ya tenemos unos cuantos alumnos que se lo pasan en grande con esta nueva disciplina. Utilizamos la espada a dos manos rememorando las batallas y los entrenamientos que se hacían en el siglo XV y en el XVI. Es muy entretenido y animo a cualquier a que venga con nosotros a probarlo».

«Usamos la espada a dos manos para recrear las batallas de siglos pasados»

Como consecuencia de la poca competencia existente en la provincia y en la zona norte, Otaegui, junto a la Diputación Foral de Gipuzkoa, Navarra y el Consejo de Aquitania, llevaron a cabo en su día un convenio transfronterizo con el objetivo de que los tiradores adquieran una mayor experiencia al medirse a otros clubes distintos a los habituales. «Con este convenio buscábamos aumentar la competencia y el número de tiradores en la zona norte. Durante el Torneo de Pau hemos realizado encuentros transfronterizos entre nuestro club y el de la ciudad organizadora, además de un acuerdo por el cual cuatro veces al año nos desplazamos hasta allí para realizar una serie de entrenamientos y viceversa. Todo esto nos viene de perlas de cara a torneos nacionales e internacionales, puesto que Francia tiene grandes tiradores y un nivel muy alto de esgrima».

Nadie se queda en el banco

El hecho de que sea un deporte poco conocido y de contacto puede echar para atrás a algún que otro curioso. Otaegui asegura que no hay que tenerle miedo. «Que vengan un día a probar y ven lo que es el deporte de la esgrima. Da muchas satisfacción y es un deporte que se adapta a cualquier tipo de personas y es muy fácil de aprender. Depende un poco de cada arma y de las normas de cada modalidad. Es un deporte que trabaja la concentración, la coordinación y los reflejos. También hay que ser muy inteligente. Tienes que pensar que hay una persona que viene a por ti, pero tú también tienes que atacarle por lo que se plantea una tesitura muy entretenida para ambos tiradores. Muchos alumnos que he tenido han terminado un entrenamiento exhaustos, asegurándome que no pensaban que fuera un deporte físicamente tan exigente. Además, a diferencia de otros deportes, aquí no dejamos a nadie en el banquillo. Cada alumno o alumna que está en el Fortuna compite y entrena como uno más».

 

Fotos

Vídeos