CLÁSICOS DEL VERANO DONOSTIARRA

Los problemas con el tráfico, la situación de las playas o el debate sobre las tasas no fallan a su cita en los comentarios de la temporada estival

El Boulevard, este pasado martes, colapsado./LOBO ALTUNA
El Boulevard, este pasado martes, colapsado. / LOBO ALTUNA
DANI SORIAZU

Los donostiarras tenemos una serie de temas recurrentes de los que echamos mano todos los veranos. Además, son muy socorridos para esos momentos incómodos de ascensor con vecinos. «Uf, qué rabia de tiempo éste», comentario que vale tanto si es un verano lluvioso como si es de los bochornosos; «está la ciudad llena de gente, no se puede ni caminar», es otro clásico al que se suma el de «el tráfico está imposible». Y no están faltos de razón, sobre todo en el último caso. Esta temporada estival está siendo especialmente complicada para la circulación, como recogió DV en un reportaje. El alto número de visitantes acudiendo en vehículo privado al centro, sumado a los diversos cortes que se producen en algunas calles hace que arterias como el paseo Bizkaia, la calle San Martín o el eje Boulevard-Zurriola presentan en horas punta importantes complicaciones. El gobierno municipal ha mostrado en varias ocasiones su interés por llevar a cabo algún tipo de estrategia que restrinja el acceso para los coches el Centro. ¿Pero cómo hacerlo? «La puesta en servicio del Topo nos va a permitir dar más pasos en ese sentido», asegura la concejala de Movilidad, Pilar Arana. Aunque también está sobre la mesa el debate sobre qué se quiere hacer en el paseo de La Concha. Parece a simple vista incompatible un soterramiento de los tres carriles de la actual calzada si se va a proceder a una restricción del tráfico en el centro de la ciudad. Pero este proyecto, sin embargo, no se ha descartado ya que PNV y PSE han acordado incluirlo en el programa de gobierno, al menos para su estudio por parte de un comité ejecutivo que analizará los proyectos estratégicos. Habrá que esperar para ver en que se concretan las actuaciones a llevar a cabo. Hasta ese momento, sin embargo, nos quedan todavía unos años con cortes y afecciones.

No hay un incremento de hurtos en las playas

La temporada de playa suele traer consigo la presencia de ladrones que aprovechan los descuidos de los usuarios de los arenales para arrebatarles sus pertenencias. Pero lejos de percepciones que pueda haber entre la ciudadanía, los datos que maneja la Guardia Municipal apuntan a que estos delitos no se han visto incrementados en los últimos años. Y en lo que va de verano, las cifras se mueven en los mismo términos. La Policía Municipal contabilizó en 2016 un total de 215 denuncias por hurtos producidos en las playas donostiarras entre los meses de julio, agosto y septiembre. La cifra durante este mismo periodo fue de 141 en 2017 y de 193 el año pasado. Todo ello con los mismos servicios de vigilancia en los últimos años -una pareja de uniforme por cada turno (mañana, tarde y noche) y por playa-, que se suele reforzar cuando se considera necesario con personal vestido de paisano-. En la fluctuación de las cifras registradas inciden diferentes factores, como el de la climatología. Por su parte, en lo que se refiere a este verano, entre el 1 y el 23 de julio -datos disponibles hasta la fecha- se han registrado un total de 52 delitos, en la línea de años anteriores por estas fechas, e incluso algo por debajo.

En contra de la subida en el servicio de basuras

Y como casi siempre por estas fechas, se ha cerrado el plazo de enmiendas para modificar la propuesta de subida de impuestos y tasas para 2020 efectuada por el gobierno municipal que, entre otros aspectos, propone que la recogida y tratamiento de los residuos tenga un incremento de un 4,5%, tras hacerlo en un 21% en la legislatura pasada. Los grupos de la oposición han formulados sus planteamientos y desde luego no están de acuerdo con esta decisión. EH Bildu y Podemos apuestan por congelar la tasa de basura para todos los ciudadanos y por bonificar más a quienes utilizan el contenedor marrón. También en el IBI defienden una subida del recargo a la vivienda vacía hasta el tope que permite la norma foral: 150%. Los populares, por su parte, enmiendan la subida fiscal media del 1,5% defendida por el gobierno municipal PNV-PSE para el año que viene y la dejan en el 0,5% con bonificaciones llamativas en el impuesto de circulación.