«El cierre del puente era una faena»