Casi el doble de ratas que en 2014