Discrepancias sobre el futuro de Loiola entre PSE y PNV

Vista aérea de los cuarteles de Loiola, que ofrecen un terreno llano idóneo para el crecimiento urbanístico de la ciudad./
Vista aérea de los cuarteles de Loiola, que ofrecen un terreno llano idóneo para el crecimiento urbanístico de la ciudad.

Goia insiste en que el polígono de Eskuzaitzeta es la mejor alternativa para un futuro traslado | Gasco considera «más razonable» ofrecer a Defensa la opción de Antondegi para que el Ejército libere los terrenos de Loiola

AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Tras despejarse definitivamente la incógnita de qué tipo de instalación penitenciaria sustituirá a la cárcel de Martutene, ahora queda por esclarecer qué estrategia definirá el Ayuntamiento para negociar la cesión de los terrenos de los cuarteles militares de Loiola. El Ministerio de Interior ha decidido construir un centro penitenciario mediano (200-300 plazas) además de un Centro de Inserción Social (CIS) en la parcela de su propiedad en el polígono de Eskuzaitzeta (Zubieta), unos terrenos de 28 hectáreas de extensión adquiridos hace años para edificar la prisión que debía sustituir a la cárcel de Martutene.

En los últimos meses parecía que Interior se inclinaba por construir sólo un CIS en vez de un centro penitenciario, lo que alimentó la propuesta que hizo el alcalde, Eneko Goia, a la ministra de Defensa a principios de septiembre: llevar los cuarteles a unas nuevas dependencias a construir en la superficie sobrante de la parcela de Eskuzaitzeta. Pero una vez aclarado esta semana que en Zubieta no solo irá un CIS sino un nueva cárcel de tipo mediano, la opción de trasladar también las instalaciones militares de Loiola a esos terrenos parecía que perdía enteros.

Sin embargo, fuentes de Alcaldía señalaron ayer a DV que la propuesta sigue en pie: «En el polígono de Eskuzaitzeta hay muchos terrenos, suelo industrial, por ocupar. Solo habría que hacer una modificación de planeamiento para cambiar su uso por el de equipamiento». Goia cree incluso que habría que ver si en la parcela del Ministerio de Interior no caben también unas redimensionadas instalaciones militares junto a una prisión mediana y un CIS: «No sabemos cuánto va a ocupar la prisión de la que hablan ahora. Tienen que hacer un proyecto totalmente nuevo. Pero igual con la mitad de la actual parcela es suficiente para la nueva cárcel».

En esas 17 hectáreas de la vega del Urumea se podrían construir entre 1.600 y 1.800 viviendas

Los socialistas, por su parte, sostienen que si antes de conocerse la postura de Interior sobre la nueva prisión ya era complicado trasladar los cuarteles a Zubieta, ahora que se ha confirmado que habrá un nuevo centro penitenciario lo es mucho más. El PSE trabaja en los últimos meses con el Gobierno central para hacer posible el traslado de los militares a Antondegi, unos terrenos en el Ensanche de Martutene donde el PGOU planificó, antes de la última crisis, construir un nuevo barrio de entre 3.000 y 4.000 viviendas.

«La situación no es la misma»

El portavoz de los socialistas donostiarras, Ernesto Gasco, defendió esta opción por ser «más razonable» que Eskuzaitzeta, donde el Estado habría de hacerse con una nueva parcela y urbanizarla, operaciones que no eran precisas cuando únicamente se iba a construir un CIS. «Interior tiene previsto ocupar los terrenos que compró y pagó en Zubieta, por lo que la situación no es la misma que antes y la apuesta tampoco puede ser igual», argumentó el teniente de alcalde, quien advirtió de que «en Eskuzaitzeta hay otros proyectos en marcha y después de la respuesta del ministro de Interior parece aún más razonable lo que nosotros venimos defendiendo y así hemos hecho público, que la alternativa más factible es Antondegi».

Gasco recordó que lleva «desde julio diciéndole a Goia que la opción de Eskuzaitzeta no es la más adecuada para la reubicación de los cuarteles, según las informaciones de que disponíamos. Somos transparentes en este proceso y Antondegi es la mejor alternativa para lograr un acuerdo con Defensa, si es que se quiere trabajar ese acuerdo».

Los terrenos que ocupa el acuartelamiento de Loiola son clave en los planes urbanísticos del Ayuntamiento, ya que se trata prácticamente de la única vía de crecimiento y desarrollo que tiene la ciudad en la vega del Urumea. En esas 17 hectáreas se podrían construir entre 1.600 y 1.800 viviendas en armonía con el nuevo urbanismo que ya se hace realidad en el eje Txomin-Antzita-Portutxo-Sarrueta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos