Una calle con mucha historia en San Sebastián

Presentación de las actividades preparadas para celebrar el día 31 de agosto en el Ayuntamiento de San Sebastián/MÓNICA RIVERO
Presentación de las actividades preparadas para celebrar el día 31 de agosto en el Ayuntamiento de San Sebastián / MÓNICA RIVERO

La vía más antigua de Donostia celebra mañana su día entre antorchas y cánticos

ENAR DERQUISAN SEBASTIÁN.

Una calle con nombre de fecha. 31 de agosto. Un día de lo más señalado en el calendario de los donostiarras. Hace 205 años, en plena guerra de la Independencia española, las tropas portuguesas junto con las escocesas entraron a la ciudad gobernada por los franceses en aquel momento. Tras derrotar a las tropas galas, los sitiadores, quemaron y asaltaron la urbe saqueando y violando a sus habitantes. La única calle que quedo en pie después de esta tragedia fue la calle de la Trinidad, la que conocemos hoy como 31 de agosto.

«Conmemoramos un día muy triste pero que a la vez alberga mucha esperanza, y que nos recuerda cómo ha evolucionado la ciudad desde entonces», comentó Eneko Goia, alcalde de Donostia. La ciudad lleva años celebrando este día a modo de homenaje por todos los caídos durante la invasión.

Un día para celebrar

La Parte Vieja de San Sebastián se empapará del espíritu del siglo XIX mañana. Los actos que se celebran durante el día se han vuelto ya tradiciones como la clásica misa solemne o el desfile que recorrerá las calles del barrio en el que participarán más de 300 personas, y el cierre del día con el apagón de la calle. También se hará una recreación histórica en el que se representará cómo fue el 31 de agosto de hace 205 años. La gran fiesta es mañana pero hoy también habrá actos conmemorativos para ir «abriendo la fiesta», tal y como dijo Alfonso Gurpegui, concejal de actividades festivas. Desde las 12.30 de hoy habrá diferentes actos relacionados con la gastronomía y el deporte, como una chocolatada o un partido de pelota en la plaza de la Trinidad.

Mañana la jornada comenzará con una misa conmemorativa en la iglesia de Santa María a las 11.30. A partir de las 17.00 comienza la transformación de la Parte Vieja donostiarra con el acercamiento de las sociedades del entonces barrio llamado La Patiña (recoge los edificios que hoy quedan entre las sociedades Gaztelubide y Aizepe hasta Urgull) desde la plaza de la Virgen del Coro hasta la plaza Zuloaga. Desde el Kursaal saldrán las tropas aliadas que pondrán rumbo también a Zuloaga. En el desfile participarán nada más y nada menos que quince sociedades diferentes. Tras recorrer la Parte Vieja, a las 19.00 se celebrará un homenaje en la puerta de Tierra a la agrupación 'Euskal Hirigune Elkargoa/ Communauté d' agglomération Pays Basque', donde se les entregará una ofrenda floral.

El 31 de agosto

Misa solemne
A las 11.00 en la Iglesia de Santa María.
Desfile conmemorativo
Saldrá desde la plaza Zuloaga a las 18.00.
Homenaje en la puerta de Tierra
A las 19.00 en el Boulevard.
Recreación del asalto
A las 19.30 en la Bretxa.
Apagón
A las 21.30 en la calle 31 de agosto.

A las 19.30 comenzará la recreación del asalto a la Bretxa y toma de la ciudad, donde estarán representados el bando francés, los aliados y los habitantes de la ciudad. A las nueve de la noche será la escenificación del asalto al castillo y la quema de San Sebastián en la plaza Zuloaga. Media hora más tarde llegará el momento más mágico de la noche y el más popular entre los donostiarras, el apagón de la calle y el encendido de las velas en la calle 31 de agoto. El paseo a la luz de las antorchas comenzará desde el atrio de San Vicente, donde comenzará la interpretación del 'Primitivo himno de San Sebastián' tocado por la Banda Municipal de Txistularis junto con el coro Araotz. De allí se dirigirán hacia la iglesia de Santa María cantado el 'Himno del 31 de Agosto' en homenajea los fallecidos. Durante el recorrido irán sumándose el Coro de Santa Cecilia y el Coro de Gaztelupe.