Un nuevo jardín para Amara

Imágenes virtuales del futuro café de los jardines Menchu Gal, en Amara. / ISUURU ARQUITECTOS
Imágenes virtuales del futuro café de los jardines Menchu Gal, en Amara. / ISUURU ARQUITECTOS

El Ayuntamiento sustituirá el viejo urinario de los jardines Menchu Gal por una nueva instalación de madera con cocina y terraza | El socialista Ramos explica que el futuro edificio tendrá los mismos metros cuadrados que el actual y por su diseño quedará integrado en el entorno

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA SAN SEBASTIÁN.

La cafetería de los jardines Menchu Gal, entre Sancho el Sabio y la calle Easo, será una realidad en 2019. Tras un primer intento fallido de transformar este triángulo sombrío y de paso en una agradable zona de estancia con un pequeño local de hostelería, el Ayuntamiento volverá a reactivar la idea con algunos cambios de planteamiento.

La caseta de los antiguos urinarios públicos, en desuso desde hace años, será derribada y en su lugar se levantará una moderna instalación de madera que contará con una pequeña cocina y una terraza cubierta. La superficie que ocupará será la misma que la del edificio actual, 54,12 metros cuadrados, con 18 metros cuadrados destinados al público y el resto, para el equipamiento hostelero y el aseo, al que se podrá acceder sin necesidad de ser cliente del bar.

Según explica el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, es clave que el futuro local no exceda de esos 54,12 metros cuadrados, ya que de lo contrario sería preciso realizar un Plan Especial. Ese fue precisamente uno de los obstáculos que se encontraron los promotores del café La Arboleda, anteriores adjudicatarios del recurso, para desarrollar su propuesta, de la que al final tuvieron que desistir.

En ese espacio, ni un metro más, deberá caber todo lo necesario para preparar y servir cafés, refrescos, copas y comidas ligeras que puedan cocinarse con una plancha y un microondas: pintxos, bocadillos, sandwiches... Platos ni demasiado complicadas ni que exijan de mucho equipamiento.

Ramos subraya que los actuales baños públicos se hallan «en mal estado, con el techo destrozado y unos materiales precarios», lo que hace aconsejable su derribo. La caseta no cuenta con ningún tipo de protección en el Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (Peppuc), por lo que no existen elementos de valor a preservar.

Una vez tomada la decisión de retomar la idea por parte del gobierno municipal, ahora es momento de redactar un proyecto, aprobar los pliegos y licitar las obras en concurso público. Aunque todavía se desconoce el plazo de ejecución, el delegado del PSE señala que las dificultades técnicas y el volumen de trabajo son mínimos, por lo que es probable que la construcción dure menos que los trámites administrativos.

Después llegará el turno de la concesión para explotar el recurso hostelero, adjudicación que como dicta la ley también habrá de realizarse por concurso abierto. Hay que recordar que la anterior concesión quedó resuelta por la inviabilidad técnica del proyecto ganador, si bien en este caso se obligaba a conservar la caseta de los urinarios y adaptarse a sus formas.

Recuperar el aseo público

Con la apertura en 2019 de un bar en los jardines Menchu Gal se persiguen varios objetivos. El primero, volver a disponer de un baño público en este punto tan transitado de la ciudad. El segundo y no menos importante, revitalizar una zona degradada y «extender el Centro hasta Pío XII», según explicó en su día el concejal de Impulso Económico, Comercio, Hostelería y Turismo, Ernesto Gasco, uno de los padres de la iniciativa canalizada a través de la Sociedad de Fomento.

El concepto en que se basa se asemeja al del kiosco existente en el parque de La Florida de Vitoria, lugar de encuentro y esparcimiento para quienes transitan por esta zona verde de la capital alavesa. Y se inspira en otros cafés de ciudades europeas, donde la integración con el entorno y la naturaleza son señas de identidad. Ramos subraya que en Menchu Gal también se buscará esa «interacción» entre el edificio a construir y los árboles que lo rodearán, lo que conferirá al conjunto un aspecto más amigable que el que ofrece hoy en día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos