Un conductor borracho empotra su coche contra la barandilla de La Concha

Barandilla de la Concha tras el accidente. /Mónica Rivero
Barandilla de la Concha tras el accidente. / Mónica Rivero

El accidente ha tenido lugar durante la madrugada y no ha dejado ningún herido

A. S. JIMÉNEZ

Madrugada del sábado, noche cerrada. La bahía de La Concha dormía tranquila, a tres horas aún para el amanecer de un día que se presentaba ajetreado, con mucho calor y muchos locales y turistas dispuestos a visitarla. Pero un imprevisto perturbó su sueño, un vehículo descontrolado que se adentró en su paseo y la dejó herida en un costado de su emblemática barandilla.

Por suerte, esas fueron las únicas secuelas del accidente registrado en la madrugada de ayer en San Sebastián. Minutos antes de las cinco de la mañana, un coche que circulaba por el paseo de La Concha se salió de la calzada, invadió el bidegorri que discurre junto a la misma y terminó empotrándose contra la barandilla de La Concha. El impacto provocó el desprendimiento de una parte de la baranda, a pocos metros de la entrada del túnel que conecta con la playa de Ondarreta.

En el momento del siniestro no había ni peatones ni ciclistas en la zona, por lo que no hubo que lamentar ningún herido, ya que el conductor, un hombre de mediana edad, resultó ileso.

La guardia municipal de San Sebastián recibió el aviso del accidente a las 5.00 horas. Tras personarse en el lugar del suceso, los agentes procedieron a realizar el test de alcoholemia al conductor, siendo el resultado de este positivo. Al parecer, el varón cuadruplicaba la tasa de alcohol en sangre permitida, que es de 0,5 mg/litro. Al comprobar que el conductor circulaba en estado de embriaguez, los agentes levantaron diligencias por el suceso.

Una vez realizadas todas las actuaciones policiales el vehículo fue retirado del lugar y la zona de la barandilla afectada se cercó con un vallado, para evitar caídas de los viandantes, que ayer por la mañana observaban curiosos los destrozos provocados en el siniestro.

El conductor se enfrenta ahora a una sanción económica que podría ir desde los 500 a los 1.000 euros y a la pérdida de 4 a 6 puntos del carnet de conducir por conducir bajo los efectos del alcohol.

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos