El Ayuntamiento modera la subida de la tasa de basuras y congela la mayoría de impuestos

Un camión recoge la basura de los contenedores soterrados de la plaza Sarriegi. Una familia media pagará en 2019 una tasa de casi 330 euros al año por este servicio./A. M.
Un camión recoge la basura de los contenedores soterrados de la plaza Sarriegi. Una familia media pagará en 2019 una tasa de casi 330 euros al año por este servicio. / A. M.

Dominguez-Macaya (PNV) confía en que la medida contribuya a «enjugar en parte el déficit» de la recogida de residuos y cifra en un 1% el aumento de la presión fiscal sobre los ciudadanos en 2019

Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLASAN SEBASTIÁN.

El gobierno municipal prevé aprobar el próximo martes su proyecto de ordenanzas fiscales para 2019, un borrador en el que propone moderar la subida de la tasa de basuras a un 3% -la más baja desde 2015- y congela la mayoría de impuestos municipales.

El concejal de Hacienda, Jaime Dominguez-Macaya, explica que la presión fiscal media sobre la ciudadanía se elevará entre un 1% y un 1,2%, un aumento «moderado» que es posible gracias a la «solvencia financiera» del Ayuntamiento y a que los donostiarras son «buenos pagadores». Las actividades económicas, empresas y establecimientos soportarán la mayor carga, con una subida media de entre un 2% y un 2,5%.

Las cifras

3%
subirá la tasa de basuras, el menor incremento de los últimos cuatro años, para paliar el déficit estructural del servicio.
1%
aumentará el recibo del IBI en 2019. La presión fiscal sobre los ciudadanos registrará una subida media de entre 1% y 1,2%.
2%
se elevarán las tasas de agua y saneamiento, por debajo del IPC de junio que se toma como referencia, que fue de un 2,3%.
0%
Se congelan los impuestos de circulación, obras y plusvalías y las tasas de OTA, grúa, licencias de actividad, cementerios, taxis.
22,47%
crecerá la tasa de terrazas en la Parte Vieja. La presión fiscal media sobre las actividades económicas subirá alrededor de un 2%.

El objetivo del incremento de la tasa de basuras no es otro que «enjugar en parte el déficit» estructural y millonario que arrastra el servicio y que ha provocado que el recibo se haya multiplicado por cinco en la última década, afirma el edil del PNV. El aumento de un 3% supondrá que una familia media pague casi 330 euros al año por la recogida de residuos. Por contra, quienes reciclen orgánico con el contenedor marrón verán aumentada la bonificación que reciben del 20% al 23%.

La bonificación anual para quienes hagan uso del contenedor de orgánico pasará del 20% al 23%

Los vehículos comerciales eléctricos pagarán un 36% menos de tasa para obtener la viñeta OTA

En el capítulo de impuestos, el IBI crecerá un 1% para «compensar» la pérdida de medio punto porcentual del pasado ejercicio al no actualizarse el valor catastral del suelo por parte de la Diputación, lo que se traduce en una depreciación de las viviendas por su antigüedad. Dominguez-Macaya subraya que los hogares donostiarras «no solo no pagan el IBI más caro, como suele decirse», sino que en las tablas comparativas ocupan posiciones bajas con 229 euros por habitante. Madrid lidera las estadísticas con 438 euros por habitante, casi el doble que la capital guipuzcoana. Con la subida anunciada, cada vivienda abonará 4 euros más el próximo curso.

El Impuesto de Actividades Económicas -que se gira únicamente a empresas y comercios de gran facturación- también aumentará, en su caso un 2%, mientras que el resto de impuestos (ICIO, vehículos y plusvalías) se mantendrán invariables respecto a 2018.

En cuanto a las tasas, el gobierno municipal apuesta por congelar la gran mayoría, aunque hay algunas variaciones al alza como agua y saneamiento, que en el ámbito doméstico crecerá un 2% y en el industrial, un 4,5%, según las previsiones del ejecutivo de Eneko Goia a las que ha tenido acceso DV. Este dinero extra se empleará para costear los nuevos contadores telemáticos.

No habrá en cambio incrementos en las demás tasas que afectan a la ciudadanía, como son las de OTA, grúa, cementerios, vados, servicios playeros... En el caso de la OTA, se propone una «retarificación» que conllevará una rebaja de un 36% para los vehículos eléctricos destinados a actividades económicas «al ser los que más kilómetros recorren y, por tanto, los que más contaminan», argumenta el responsable de Hacienda.

La tasa para obtener la licencia de actividad no sufre cambios, si bien a partir de 2019 tendrán que pasar por caja para conseguirla los pisos turísticos, que hasta ahora no estaban regulados. La tasa oscilará entre 60 y 3.000 euros, en función de la superficie que ocupe la actividad a desarrollar.

En el apartado de terrazas, Dominguez-Macaya avanza que el gobierno municipal completará el acuerdo para que las de la plaza de la Constitución se equiparen a las de calles de categoría 1 y las del resto de la Parte Vieja, a las de categoría 2. Para lograrlo, las primeras tendrán que abonar un 14,86% más y las segundas, un 22,47%, el mayor incremento de las ordenanzas fiscales. Los hosteleros de los demás barrios no se verán afectados por las subidas y seguirán pagando lo mismo que este año.

Taxis, licencias urbanísticas, actividades municipales y otras tasas menores se beneficiarán asimismo de la política de «contención» que «por segundo año consecutivo» pretende implementar el ejecutivo local y su variación será del 0%.