El Ayuntamiento de San Sebastián reforzará la iluminación de la playa de la Zurriola

Dos guardias municipales, junto a la Zurriola. /Sara Santos
Dos guardias municipales, junto a la Zurriola. / Sara Santos

La Guardia Municipal ha pedido que se estudie cómo mejorar la visibilidad por las noches. El cuerpo ha redoblad ola atención y vigilancia en la trasera del Kursaal y los alrededores del espigón, pero Goia pide que no se «focalice el problema» en una zona

DV Y AGENCIAS

Los casos de violencia sexual registrados este verano en el entorno de la playa de Zurriola han obligado al Ayuntamiento a tomar cartas en el asunto. El alcalde, Eneko Goia, anunció este martes que la maquinaria municipal ya trabaja para reforzar la iluminación de la arena, un área tan extensa como oscura de difícil control por parte de las autoridades.

Es una de las medidas impulsadas por el ejecutivo local ante la alarma social generada por los sucesos de Semana Grande, cuando siete mujeres denunciaron abusos o agresiones sexuales ante la Ertzaintza y la Guardia Municipal. Cinco de las denunciantes eran menores de edad y la mayoría de los delitos se cometieron en las inmediaciones de la Zurriola, donde cada noche se celebraba la 'diskofesta' sin alcohol en las terrazas del Kursaal.

El caso se mayor impacto se produjo sobre las tres de la madrugada del viernes 17 de agosto, cuando una joven de 15 años denunció una violación en la que supuestamente están implicadas varias personas. Al parecer, la chica estaba junto a sus amigos en la 'diskofesta' y en un momento se retiró hacia la arena junto a un chico que había conocido esa noche.

Se practicaron tres detenciones, dos menores de 15 y 16 años. También hubo un tercer arresto, un joven de 20 años que quedó en libertad sin cargos tras prestar declaración y comprobarse que no guardaba ninguna relación con los hechos.

Más recientemente, hace dos domingos se recibió otra denuncia en dependencias policiales por una presunta violación en la misma zona. Fue una patrulla de la Ertzaintza quien halló de madrugada a la víctima, una mujer de unos 30 años que apareció tumbada sobre la arena junto al espigón de la playa, en estado de semiinconsciencia y parcialmente desvestida. Por el momento no se han llevado a cabo detenciones, aunque los trabajos policiales siguen su curso.

Tras este último caso, Goia solicitó al concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Martin Ibabe, que se refuerce la atención sobre el entorno de la Zurriola, si bien ayer admitió que «no es fácil» porque se trata de un área «muy vasta» que no solamente contempla la propia playa sino también el espigón. «Evidentemente con los medios con los que se dispone, tener un control exhaustivo de todos los lugares es complicado, pero pondremos todo nuestro empeño en conseguirlo», insistió el regidor donostiarra, quien reiteró su deseo de que no se «focalice el problema» en un área o barrio concreto porque este es «un problema de toda la ciudad».

Recibido el encargo de Alcaldía, la Guardia Municipal se ha puesto manos a la obra y ha solicitado mejoras en la iluminación para tratar de velar por la seguridad de las personas en horario nocturno, en especial con ocasión de fechas señaladas en las que la concentración de público es mayor. Ahora es cuestión de que los técnicos municipales encuentren la manera de llevar luz a la arena, algo que no resultará sencillo porque, para empezar, estudios previos advierten de la ausencia de canalizaciones eléctricas.

Desde Espacios Públicos, Alfonso Gurpegui subraya que la intervención requerirá de una «obra civil importante» ya que probablemente habría que romper el muro, que es parte del conjunto. El edil señala otro rincón del paseo en el que la situación de oscuridad es aún más evidente: el triángulo ubicado después de la Sala Kubo..

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos