Autorizan al hotel de San Bartolomé a tirar y reconstruir los muros derruidos de la iglesia

Las obras del hotel Catalonia están paralizadas desde el pasado mes de enero. / SARA SANTOS
Las obras del hotel Catalonia están paralizadas desde el pasado mes de enero. / SARA SANTOS

El gobierno municipal asume el argumento de que no se puede avanzar sin demoler las paredes | El Ayuntamiento paralizó en enero la obra e impuso una sanción de 5.000 euros por derribar parte de una capilla que debía mantenerse sin tocar, según indica Ramos (PSE)

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El tira y afloja con la obra del hotel Catalonia, paralizada desde el mes de enero, se resolverá el próximo martes en la Junta de Gobierno Local. El gobierno municipal autorizará a la constructora a demoler los muros de la iglesia que fueron derribados parcial y erróneamente hace siete meses para su reconstrucción posterior, única forma que existe para que continúe el proyecto y no se paralice la urbanización de toda la zona alta de San Bartolomé. El Ayuntamiento accede así a la petición de la cadena hotelera, apoyado en un informe técnico externo y en la opinión de los propios arquitectos municipales, según explicó el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos (PSE).

La semana que viene el Ayuntamiento resolverá el conflicto con la promotora del hotel Catalonia, que el pasado mes de enero derribaba parte de los muros de la capilla, un elemento protegido que, como la fachada norte del antiguo convento, debían mantenerse para su integración en el diseño del hotel. El Departamento de Urbanismo paralizó cautelarmente las obras el 9 de enero y el día 26 de ese mes requirió a la empresa que garantizase la integridad de los muros que habían quedado en pie y su reconstrucción previa presentación de «un proyecto que defina concretamente las actuaciones a ejecutar», una obligación que «deberá obtener la autorización de los servicios técnicos municipales con carácter previo».

La promotora solicitó el 5 de abril la modificación de la licencia ante la imposibilidad de avanzar en la obra si no era derribando los muros parcialmente derruidos en enero y presentó poco después, el 9 de mayo, dos informes de empresas especializadas (Norfer Ingenieros S.L. y Landabe Ingenieros S.L.) en apoyo de sus argumentos.

El Departamento de Urbanismo, a petición del concejal Enrique Ramos, encargó un tercer informe a una empresa independiente, también especializada en cimentaciones e ingeniería del subsuelo (Payer Ipar Consult S.L.), para contrastar los dos informes presentados por el promotor. En dicho estudio se analiza la opción del «recalce» que el Ayuntamiento le proponía a la constructora para no tirar los muros semiderruidos, una solución que «presenta inconvenientes técnicos y requeriría de modificaciones importantes para adecuarse a la realidad de la obra, ya que los muros cuentan con una cimentación de canto irregular y escaso en varios puntos, un mortero de unión que en la mayor parte de los muros presenta unas características mecánicas bajas, y la intervención a realizar es compleja», según especifica el dictamen que se aprobará el martes en la Junta de Gobierno. El informe independiente concluye que «si el valor de los muros lo permite, valoración que queda fuera del alcance del presente documento, se recomienda su demolición y posterior reconstrucción», una propuesta que hacen suya los arquitectos municipales. Por todo ello, el gobierno municipal resolverá la cuestión con una modificación de la licencia que «autoriza la demolición de los muros de la traza de cruz latina de la iglesia para reconstruirlos posteriormente». Entre las condiciones que se impone al promotor en la modificación de licencia se incluye la presentación de un plano que refleje lo conservado y restaurado de la fachada norte, en virtud de lo señalado en la ficha del Plan Especial de Protección Urbanístico del Patrimonio Construido (Peppuc), la dotación de 62 plazas de aparcamiento (una más que en la licencia inicial) al pasar las habitaciones de 122 a 123, así como el cumplimiento de la dotación de plazas para el aparcamiento de bicicletas establecida en el PGOU.

Ramos explicó que con la aprobación de este dictamen la promotora podrá reanudar las obras de inmediato. El concejal añadió que la actuación al margen de la licencia concedida en su día le ha supuesto a la empresa tener que pagar una multa de unos 5.000 euros por la infracción cometida. La promotora presentó recurso pero éste fue rechazado por la administración.

Críticas de Irabazi

Por otro lado, el grupo Irabazi criticó ayer la concesión de licencia para convertir Villa Eugenia (calle Jai Alai 4) en un hotel de 16 habitaciones, cuando esta construcción figura en el inventario de villas encargado por el Ayuntamiento para la revisión del Peppuc.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos