Así de atascada ha quedado una conducción de la red de saneamiento de Donostia