Aparture recurrirá la ordenanza de viviendas para uso turístico de Donostia

Aparture recurrirá la ordenanza de viviendas para uso turístico de Donostia

Alega que la norma «carece de los estudios técnicos que fundamenten las restricciones» y que los pisos no constituyen un cambio de uso

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

Han sido cautos, pero finalmente llevarán a cabo aquello que llevaban advirtiendo desde que el Ayuntamiento de Donostia empezara a elaborar una nueva norma para regular los pisos turísticos hace más de un año. Aparture llevará a los tribunales la ordenanza de viviendas de uso turístico de San Sebastián. Así lo han decidido este jueves los miembros de la asociación en una asamblea general extraordinaria.

El colectivo argumenta haber defendido «siempre» la necesidad de regular la actividad para contar así con un marco legal bajo el que guarecerse. De hecho, indica su presidente, Asier Pereda, que «con independencia de que estemos en desacuerdo con muchos aspectos de la nueva ordenanza municipal, vamos a defender el cumplimiento de la misma».

Sin embargo, continúa, «con la misma determinación defendemos también los intereses de nuestros asociados y consecuentemente hemos votado y aprobado presentar un recurso a la nueva ordenanza».

Los motivos que alegan para recurrir la norma son de sobra conocidos. La asociación considera que no está respaldada por los estudios técnicos pertinentes «que fundamenten las restricciones que establece» y entiende el sorteo para determinar el orden de tramitación de las licencias de actividad, que se celebrará el próximo 4 de mayo, una medida que «vulnera la Directiva 2006/123/CE de Servicios».

Asimismo, Aparture entiende que las viviendas para uso turístico no constituyen un cambio de uso ni su actividad puede asemejarse a la de un hotel por la sencilla razón de que no prestan el mismo tipo de servicios. «Los pisos no dejan de ser un alquiler temporal del uso privativo de una vivienda», subrayan.

Otra de las limitaciones recogidas en la nueva norma y que el colectivo considera que no está suficientemente justificada «con parámetros objetivos» es la división de la ciudad en tres zonas diferenciadas. La zona A, que abarca la Parte Vieja y donde no se concederán más licencias; zona B, que comprende el Ensanche oriental de la Parte Vieja, Centro, Gros y Amara hasta Pío XII, parte de Egia y del Antiguo. Pisos en primera planta, con usos no residenciales iguales o inferiores a 250 metros cuadrados, además de un piso turístico en plantas altas por cada seis alturas; y la zona C, que se refiere al resto de la ciudad, donde se flexibilizan las condiciones hasta los 350 metros cuadrados de usos no residenciales y dos pisos turísticos por cada seis plantas en altura.

En esta línea, Pereda insiste en que el requisito de alturas mínimas y la limitación de superficie por portal «es arbitraria, porque no discrimina entre tipologías de edificios diferentes». Unas consideraciones que han sido respaldadas además este martes por una sentencia del juzgado de los Contencioso-Administrativo de Oviedo.

Más información

 

Fotos

Vídeos