Nuevo destino para el antiguo edificio del Banco Guipuzcoano

El antiguo centro de procesamiento de datos del Banco Guipuzcoano permanece sin uso desde hace 5 años. / A.M.
El antiguo centro de procesamiento de datos del Banco Guipuzcoano permanece sin uso desde hace 5 años. / A.M.

El inmueble, de 9.000 m2, fue vendido la semana pasada a un fondo internacional | El comprador quiere mantener las fachadas y reformar por dentro el edificio para habilitar 130 habitaciones

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

Iba a ser un hotel, pero finalmente se convertirá en una residencia de estudiantes. Se trata de un gran edificio, sin uso desde hace cinco años, que ha sido vendido a un fondo internacional que pretende convertirlo en alojamiento para universitarios. Las obras consistirán en una remodelación interior, ya que la fachada permanecerá intacta.

El inmueble, ubicado en Portuetxe bidea 35, es obra del arquitecto donostiarra Joaquín Montero y su destino era acoger el centro de procesamiento de datos del Banco Guipuzcoano. El edificio se edificó en dos fases, la primera entre 1992-94, y hubo una ampliación posterior en 2002-05, tras el atentado con coche-bomba cometido por ETA el 21 de junio de 2001 que provocó cuantiosos daños materiales.

La absorción del Guipuzcoano por el Banco Sabadell en 2011 llevó a replantear la necesidad de algunos inmuebles, entre ellos el de Igara. Algunas tareas fueron trasladadas a Barcelona y otras a la sede central del banco en la avenida de la Libertad. Los 300 trabajadores que desempeñaban sus labores en el edificio fueron recolocados en otras oficinas.

Fuentes del Sabadell confirmaron que el inmueble estaba sin uso desde el año 2013. Ha sido la propia inmobiliaria del banco, Solvia, la que ha comercializado y vendido el edificio. La compraventa, según ha podido saber DV, se produjo el pasado jueves. El nombre del comprador no ha trascendido, pero fuentes cercanas a la operación explicaron que se trata de un fondo de inversión que opera en diferentes países y que para promover la residencia de estudiante probablemente constituirá una sociedad al efecto.

Consulta urbanística

Los nuevos propietarios no han perdido el tiempo porque, según fuentes municipales, han realizado una consulta urbanística en el Ayuntamiento para analizar la viabilidad del proyecto.

El edificio en cuestión tiene dos plantas bien diferenciadas, una en forma cuadrada con un patio en el centro y la otra, de líneas curvas, que forma otro patio en la intersección de ambos bloques. La superficie construida asciende a 8.945 m2 aunque la edificabilidad de la parcela es ligeramente superior: 9.174 m2.

El proyecto que quiere llevar a cabo el inversor es una residencia de estudiantes. Según un primer proyecto básico el edificio podría albergar 130 habitaciones.

Su ubicación en el centro del polígono de Igara, muy cerca del campus de la UPV y de otros centros universitarios como Tecnun, y las dificultades para encontrar pisos en el mercado de alquiler habrán abierto los ojos del inversor sobre las posibilidades del inmueble como alojamiento para estudiantes. Hace dos años un promotor estuvo a punto de transformar la parcela en un hotel, pero la operación se frustró y finalmente no se llevó a cabo la compra del solar. El actual inversor no tendrá que realizar mucha obra dado que no pretende demoler la construcción sino llevar a cabo una remodelación interior para construir las habitaciones y las zonas comunes. El objetivo es tener lista la nueva residencia el verano que viene.

Catorce residencias

En la actualidad hay once residencias de estudiantes en San Sebastián, prácticamente todas ellas vinculadas a órdenes religiosas, y además hay tres colegios mayores. En total, suman alrededor de 1.125 plazas, con lo que el nuevo proyecto aumentará en más de un 10% la capacidad total de plazas que ofrecen este tipo de alojamientos a los estudiantes de fuera del territorio.

Más

 

Fotos

Vídeos