Siete de cada diez usuarios de residencias de mayores reciben al menos dos visitas por semana

Siete de cada diez usuarios de residencias de mayores reciben al menos dos visitas por semana

Según un estudio de la Fundación Zorroaga, las relaciones sociales y la vida laboral de la persona cuidadora mejora en un 70% tras el ingreso

Macarena Tejada
MACARENA TEJADA

Ingresar a un familiar mayor en una residencia no es sinónimo de desatenderse de él. Así lo demuestra un estudio reciente de la Fundación Zorroaga de Donostia, que recoge que el 67% de residentes recibe, al menos, dos visitas por semana. Esto es, casi siete de cada diez usuarios de las residencias son visitados por sus seres queridos dos o más veces cada semana. En este sentido, el estudio, que ha contado con el apoyo económico de la Diputación Foral de Gipuzkoa, evidencia que las familias mantienen el vínculo con la persona mayor tras el ingreso. Así, el 34 % de las personas residentes recibe visita a diario y el 33%, 2 ó más veces por semana. El 15% una visita semanal y otro 15% recibe una sola visita al mes. El 4% de los residentes no tiene visitas.

Además, este informe asegura que las personas que cuidan se sienten más valoradas por su familiar tras el ingreso. Y no solo eso, la salud psíquica, las relaciones sociales y la vida laboral de la persona cuidadora, mayoritariamente una mujer, mejora tras el ingreso en el 70% de los casos.

El perfil del familiar de referencia es el de una mujer (74%), con más de 56 años (52%), con formación, con familia propia (82%), que trabaja ( 48%) o está jubilada (40%). Antes del ingreso, el familiar de referencia se ocupaba de la persona mayor dependiente en el 98% de los casos y el 28% vivía con ella. El 68% recibía apoyo de otros familiares.Según un estudio de la Fundación Zorroaga, las relaciones sociales y la vida laboral de la persona cuidadora mejora en un 70% tras el ingreso, especialmente a nivel psíquico (82%, con un 9 % que precisó ayuda psicológica y/o médica), pero también a nivel laboral o de relaciones personales. Además, el 47% de las personas cuidadoras sentía que su labor no era valorada por la persona mayor.

Este estudio se ha llevado a cabo mediante entrevistas con una muestra de 90 personas, sobre las 218 personas de referencia de las y los mayores atendidos.