«Me da alegría y orgullo que los clientes estén muy apenados»

La tienda lleva en Arrasate 27 desde hace 88 años, aunque «María Polo inició el negocio antes de 1930», según explica Idoia Letemendia. Fue ella la que cogió Casa Susperregui, «que era una mercería», un negocio que continuaron sus hijos, María Teresa y Juan José Letemendia. Finalmente, fue María Mercedes Tellechea (esposa de Juan José), la que regentó durante 45 años la tienda (1955-2000). Su hija Idoia ha sido la última generación que la ha llevado. «Estoy aquí desde 1983. Supe pronto que este era mi sitio. Dejé la carrera de Derecho por estar aquí». Hijos y sobrinos no toman el testigo y la oferta «irrenunciable» de un fondo de inversión pone fin a la historia de esta corsetería que deja unos clientes «apenados, lo que nos produce mucho orgullo y satisfacción».

 

Fotos

Vídeos