La ordenanza de pisos turísticos en Donostia limitará la actividad en Parte Vieja, Centro y Gros

Una familia de turistas sale del portal en el que ha alquilado un apartamento en vacaciones./
Una familia de turistas sale del portal en el que ha alquilado un apartamento en vacaciones.

El alcalde explica que en el resto de la ciudad hay un «margen de crecimiento interesante para la activación comercial de determinadas zonas»

JORGE F. MENDIOLA

El Ayuntamiento trabaja desde hace meses en el diseño de una estrategia para mantener bajo control el fenómeno de los pisos turísticos y ya ha definido cuáles son las armas con que afrontará este reto. Un cambio normativo en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y una nueva ordenanza permitirán al consistorio limitar la proliferación de este tipo de alojamientos en Parte Vieja, Centro y Gros y expandirlo a otros barrios de la ciudad en los que todavía existe «margen de crecimiento».

las tres zonas

1Parte Vieja. La modificación de las normas particulares del Plan General permitirá reducir el porcentaje de suelo que se puede dedicar a actividades económicas, que hoy es de un 40%.

2Centro-Gros. La nueva ordenanza, que incluye en este ámbito el paseo de Francia, endurecerá los requisitos para obtener la licencia de actividad.

3Resto de la ciudad. En los barrios, que también se regularán por ordenanza, la realidad del fenómeno es diferente -solo un 25% del total- y se favorecerá un crecimiento «equilibrado».

Así lo anunció ayer Eneko Goia en la Comisión de Desarrollo y Planificación del Territorio, donde compareció a petición del PP. El alcalde explicó que la fórmula elegida para contener el boom de los apartamentos en alquiler para estancias cortas consiste en dividir el municipio en tres áreas en base al mapa de concentración elaborado a principios de año por el departamento de Urbanismo.

La primera, que comprende la Parte Vieja, se regulará mediante la modificación de las normas urbanísticas particulares del PGOU, ya en proceso de redacción. Según ha podido saber este periódico, la intención del gobierno municipal es reducir el porcentaje de suelo que puede dedicarse a actividades económicas, que en la actualidad es de un 40%.

La segunda área incluye el Centro, Gros y parte de Egia, en concreto el paseo de Francia, donde se ha detectado un volumen de viviendas destinadas a arrendamiento turístico similar al de la zona de gran afluencia. En este ámbito también se endurecerán los requisitos para obtener la preceptiva licencia de actividad, si bien la letra pequeña se desconoce a la espera de recoger las aportaciones de los ciudadanos y agentes del sector.

Lo que sí es seguro es que se hará gracias a una ordenanza municipal de nuevo cuño, un documento específico que también determinará las condiciones a cumplir por este tipo de establecimientos en el resto de barrios, que conforman la tercera área diferenciada. Goia señaló que «los criterios serán diferentes según la zona» a regular, no en vano la realidad de la Parte Vieja, Centro y Gros es «totalmente distinta».

El regidor jeltzale recordó que mientras las zonas más turísticas cuentan ya «con suficiente actividad» en materia de alojamientos de alquiler, en Amara, Antiguo y demás barrios «hay margen»: «Sería interesante para la activación comercial de determinadas zonas» y para lograr un crecimiento «equilibrado» de un negocio en auge como este.

«Una cuestión compleja»

El concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, advirtió en la misma comisión de que la regulación de los pisos turísticos es «una cuestión sumamente compleja» y aseguró que el grupo de trabajo que diseña las herramientas a utilizar ha mantenido «muchas reuniones» antes de dar los primeros pasos.

El delegado del PSE negó que en San Sebastián exista una «ley de la selva» en este asunto, sino que desde el Ayuntamiento se están haciendo cumplir las normas vigentes. Según los datos aportados, en 2016 se abrieron 45 expedientes por incumplimientos en la Parte Vieja -la mayoría «de oficio», no por denuncias- y la semana pasada, sin ir más lejos, se firmaron dos órdenes de clausura en Gros y el Centro.

Goia afirmó que al gobierno municipal aspira a lanzar antes del verano tanto la modificación normativa del PGOU (Parte Vieja) como la nueva ordenanza de apartamentos turísticos, que diferenciará entre Centro y Gros y el resto de la ciudad. El alcalde recordó que la aprobación inicial de estos textos provocará la «suspensión automática» de la tramitación de licencias de actividad.

El Ayuntamiento cifra en unas 1.300 las viviendas particulares que se alquilan para estancias cortas, repartidas en 750 edificios, según el informe de Urbanismo. El 75% de los apartamentos turísticos de la ciudad se concentran en la Parte Vieja, el Centro y Gros. De ellos, solo la cuarta parte cumple la legalidad vigente, que se complementará con las novedades normativas que prepara el gobierno municipal.