Prohibido fumar en la galería

Pegatina de prohibido fumar que los dueños de las cafeterías han colocado en las terrazas, de donde también han retirado los ceniceros./
Pegatina de prohibido fumar que los dueños de las cafeterías han colocado en las terrazas, de donde también han retirado los ceniceros.

El bar y la cafetería de San Martín se ven obligados a retirar los ceniceros y avisar a sus clientes

AINGERU MUNGUÍA

Es una galería abierta junto a la calle, pero no se puede fumar. Hablamos del pasadizo cubierto, permanentemente ventilado, ubicado en la mitad del centro comercial San Martín, entre las calles Urbieta y Loiola. Los clientes del Centro Café y del Bar SM Café han dado caladas desde hace años, pero ya no podrán encender un pitillo en esa zona, mitad calle, mitad espacio comercial. Una reiterada denuncia ciudadana ha logrado que el Ararteko y el Gobierno Vasco exijan al Ayuntamiento el fin de los humos en este animado pasillo del centro de la ciudad. La resolución llegó ayer a los establecimientos, que ya estudian el recurso que interpondrán a la administración municipal.

Dos clientas habituales se sentaron ayer en la terraza de una de estas cafeterías y mientras pedían sus consumiciones encendieron sendos cigarrillos. No advirtieron que ya no había ceniceros en las mesas, ni que un cartel en la mampara que delimita la terraza avisaba de que allí no se podía fumar. Cuando llegó la camarera con los cafés les informó que ya no se podía echar humo por decisión municipal. Sorprendidas, las mujeres se miraron, esbozaron un «¡Ah!» y apagaron sus pitillos.

El caso viene de atrás. Hace casi dos años, un ciudadano se quejó ante el Ararteko al entender que permitir fumar en la galería comercial de San Martín era contrario a la entonces en vigor Ley 18/1998 de Prevención, Asistencia e Inserción en Materia de Drogodependencias, hoy modificada por la Ley 1/2016, de 7 de abril, de Atención Integral de Adicciones y Drogodependencias, que en su artículo 40.1 dice que «se prohíbe fumar en todos los espacios cerrados o semicerrados de uso público, lugares accesibles al público en general o lugares de uso colectivo, con independencia de su titularidad pública o privada». A los efectos de la ley, se entiende por espacios semicerrados «todas las zonas ubicadas fuera de un local cerrado que estén cubiertas por techumbre o paredes en más de un 50% de su superficie y no se encuentren permanentemente ventiladas por aire del exterior que permita garantizar la eliminación de humos de forma natural». El artículo 40.2 1) prohíbe fumar «en centros comerciales, incluyendo grandes superficies y galerías, salvo los espacios al aire libre».

El Ararteko puso el caso en conocimiento del Departamento de Salud del Gobierno Vasco y éste instó por dos veces al Ayuntamiento -la segunda, directamente al alcalde- a hacer cumplir la prohibición. Finalmente, la pasada semana un inspector municipal de Salud levantó acta y ordenó a los establecimientos la «prohibición inmediata» de fumar, lo que fue comunicado ayer formalmente mediante resolución escrita de este Departamento municipal.

Los dueños de los cafés están seriamente preocupados porque alrededor de la mitad de su clientela fuma en sus terrazas. «La gente, clientes y trabajadores de otros establecimientos del centro comercial, lo han acogido mal. Nos instan a recoger firmas contra esta decisión que nadie entiende», explica Ramón Elizalde. «Ha habido gente que ya no viene y clientes que en verano se irán, seguro, a otras terrazas». Su socio, Humberto Segura, no da crédito. «Legalmente nos consideran como un espacio cerrado, pero esto es una calle. Es un espacio abierto permanentemente (no se cierra por las noches) las 24 horas de los 365 días del año». Los hosteleros argumentan que la ventilación que proporcionan los dos accesos laterales de la galería hacen que la renovación de aire sea continua. «Pedimos a una empresa de Barcelona que nos hiciera un estudio para medir el nivel de contaminación por nicotina de este espacio y el resultado era inapreciable». Los propietarios de estos establecimientos, que se han apresurado a poner pegatinas con la prohibición de fumar en las mamparas de las terrazas, piensan presentar un recurso al entender que la Administración ha ignorado la excepción contemplada en la ley cuando el espacio se encuentre «permanentemente ventilado», como creen que es su caso. «Aquí, además de un techo altísimo, hay hasta rendija de ventilación en la cubierta»

Pero es que la prohibición no solo afecta a las terrazas de estas cafeterías sino a todo el espacio del pasadizo del centro comercial. Así se lo ha hecho saber el director de Medio Ambiente del Ayuntamiento a la gerencia de San Martín al indicar que la infracción sanitaria de fumar se produce «independientemente de si este consumo ocurre en las instalaciones de hostelería ubicadas en la galería comercial o de si este consumo se da entre los paseantes fuera de los bares», por lo que insta a adoptar medidas para el «cese inmediato» del consumo de tabaco en dicho espacio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos